Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Manuales - Topicos generales de la vida cristiana
 

Manuales de estudio

Tópicos generales de la vida cristiana

 







 


TEMA 1.

COSTUMBRES Y DOCTRINA

 

Objetivo.

Que el alumno entienda la importancia de juzgar sus acciones de acuerdo a la esencia de lo que Dios desea que mostremos los creyentes al mundo

 

1.1 EN TODO EL AMOR

 

Una de las primeras cosas que aprendemos cuando nos adentramos en los campos de la Teología sistemática es que Dios tiene atributos y el primero que de ellos aprendemos que Dios tiene es el amor y lo entendemos como parte de su naturaleza (1 Juan 4.8) y estudiamos y analizamos las manifestaciones del amor de Dios para con el hombre (1 Corintios 13.1-7) e incluso aprendemos que el amor debe de ser para nosotros, la mayor orden que podemos obedecer de Dios (Mateo 22.37-40).

 

Sin embargo, lo que si olvidamos y muy fácilmente es, que el amor debe ser el principio motor por el que los cristianos debemos de hacer todas las cosas ya que, se asume que nuestra principal función en esta área es ser imitadores de Dios lo que nos convierte en emisores de amor. En este contexto diríamos que, toda cosa motivada por amor será buena y toda cosa hecha sin amor, con ira, no será buena y no importa ni el área ni la situación de la vida en la que pensemos este principio aplicará siempre, es, por decirlo de alguna manera una ley espiritual.

 

Retomaremos más adelante este punto de hacerlo todo con amor.

 

 

1.2 COSTUMBRE, DOCTRINA Y AMOR

 

Decíamos en la introducción que la vida cristiana es una vida de hábitos, pero que deben de estar santificados, cuando no están santificados simplemente se convierten en una práctica que se repite tantas veces que se “arraiga” y eso es lo que se convierte en una costumbre. Puede ser que no sea dictada por Dios, pero para nosotros es como una ley.

 

Por otro lado, una doctrina es algo que se enseña, de hecho la palabra “doctrina” significa “enseñanza”. Toda enseñanza en el contexto cristiano por definición es emanada de la Biblia así que podríamos definir toda doctrina como cualquier enseñanza emanada de la Escritura y la cual debe aplicarse a la vida práctica ya que se asume ese es el compromiso de cualquier creyente, vivir lo que aprende de Dios para imitar a Dios por medio de imitar a Cristo, pero, para tener el cuadro completo debemos recalcar que, si la esencia de la revelación de Dios es el amor, entonces nos debe quedar claro que, cualquier doctrina debe tener por motivación personal desarrollar el amor a Dios o el amor al prójimo y, cualquier práctica que de ella se emane, debe de tener por motivación, por esencia el mostrar el amor. Con esa idea, la forma en que volvamos práctica esta doctrina ya depende del entorno social, del entorno cultural y de muchas otras cosas.

 

Vamos a ver un ejemplo.

 

Partamos de una doctrina.

 

Dios debe ser alabado

 

Aunque el decir “si” a esta doctrina parece sencillo, veamos el sustento de la Biblia. 1ª. Crónicas 23.5 enseña que el rey David dispuso de cuatro mil varones levitas para alabar a Dios y que incluso él diseñó instrumentos de música para este ejercicio de alabanza. El Salmo 150 exhorta a sus lectores a alabar a Dios con cualquier expresión e instrumento musical que se desee y, Lucas 19.37 nos dice que los discípulos de Jesús alabaron a Dios al ver cómo la gente había recibido a Cristo durante el episodio que se llama “la entrada triunfal”. Estas citas entonces nos llevarían a una conclusión que refuerza la doctrina que se presentó:

 

La Biblia enseña que Dios debe ser alabado

 

Bien, ya tenemos entonces nuestra doctrina lista. Ahora vamos a revisar la definición de “alabanza”. El diccionario Vila y Escuaín dice que alabanza es toda “acción de glorificar a Dios, de ensalzarlo y bendecirlo especialmente con himnos y cánticos (2 Cr. 7:6; Sal. 28:7; 40:3; 95:1, 2; 149:1-3; 150) música y danza”. Ya con esta definición podemos definir mejor nuestra doctrina.

 

Debemos alabar a Dios porque es una manera de expresar lo que pensamos acerca de su persona o de su obra. Al alabarlo podemos hacerlo de muchas formas, lo importante es hacerlo

 

Ahora respondamos a la pregunta: ¿Cómo debe alabarse a Dios?

 

En su momento cultural y social, Dios dejo ver que esto podía ser con poesías y canciones (himnos), con  himnos tomados de la letra de los textos sagrados (cánticos), usando música y danzas, pero, en distintos contextos puede ser diferente. Pueden usarse instrumentos eléctricos o no, puede usarse presentaciones en video o no, puede incluirse una batería o no, puede usarse una coreografía o no, esa parte, no es importante porque esa es la costumbre, lo importante es que la doctrina que es alabar a Dios se cumpla.

 

 

1.3 AQUÍ ENTRA EL AMOR

 

Ahora, esto implica que ¿Se puede hacer cualquier cosa o usar cualquier expresión musical para alabar a Dios? La respuesta es: NO. Pero, explicamos que esto quiere decir que si alguien quiere alabar de una manera específica, debe preguntarse si lo que va a hacer servirá para estimularlo a él y estimular a otros a amar a Dios y/o amar al prójimo y si su conclusión es que no, entonces no debe alabar aunque su manera le parezca adecuada.

 

¿Y qué se hace cuando alguien quiere alabar a Dios aun cuando no parezca correcto? Lo que se debe de hacer es absolutamente nada.  Dios, quién es el objeto de adoración sabrá mostrar a través del fruto que produzca tal expresión si esta es correcta o no.

 

No debemos de ninguna manera caer en el extremo de enseñar costumbres como si fueran doctrina, no habrá bendición; ni debemos enseñar doctrinas llenas de costumbres ya que también se carecerá de bendición. Y sobre todo, nos debe quedar claro que, si lo que hacemos no despierta el amor que viene de la mano del Espíritu Santo que mora en nosotros que lo inspira entonces llegaremos a la conclusión de que si el Espíritu no nos “mueve a nada” con algo que hacemos es, porque definitivamente no procede de Dios y lo estamos haciendo por motivos completamente diferentes a lo que deberíamos.