Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Manuales - Homilética
 

Manuales de estudio

Homilética

 







 


TEMA 1.

INTRODUCCIÓN A LA PSICOLOGÍA DE GRUPO

 

Objetivo.

El alumno aplicará la premisa de entender a su público como una entidad que se mueve bajo los mismos principios de conducta que una persona

 

1.1 TODOS PIENSAN IGUAL

 

El predicador siempre requiere de un auditorio para poder ejercer su habilidad aparejada a su don espiritual y al lugar que Cristo le ha reservado en la iglesia. Esto requiere que, para que pueda existir la Homilética, debe existir un auditorio, sea el grupo de hermanos con los que el predicador se congrega regularmente o el grupo de alguna asamblea a la que ha sido invitado.

 

Aquí comienza el primer detalle que se debe observar: ¿Cuál será la manera en que se debe dirigir un sermón a una congregación? ¿Es la misma para todas?

 

La respuesta siempre es la misma: No.

 

Cada grupo de hermanos de acuerdo a su contexto cultural y a su formación doctrinal, va adquiriendo una personalidad propia y esta determina la reacción que tendrán hacia un determinado mensaje. Esta es la tesis  básica de la psicología de grupo. Todo conjunto de personas en lo general reacciona como una sola persona por lo que, los principios que aplican a la distinción de personalidad individual aplican a la personalidad de un grupo mayor.

 

Bajo esta idea partamos de aquí haciendo una definición de las principales distinciones de personalidad que existen. Cabe aclara que, de acuerdo al estudioso de la personalidad variarán estas definiciones. Hay quién piensa que existen seis o incluso hay quién piensa que son nueve las distintas personalidades pero, a efectos de hacer esto un ejercicio sencillo de entender, asumiremos la definición de las tres más importantes.

 

Colérico. La personalidad colérica es definida por la palabra acción. Las personas coléricas, son personas impulsivas, de ideas cortas y que prefieren hacer algo antes de pensarlo bien. Esto, les suele llevar a muchos problemas de los cuales les cuesta trabajo reconocer su culpa. Los coléricos no brindan compromisos prolongados y funcionan mejor cuando van alcanzando metas por etapas y no metas a largo plazo.

 

Sanguíneo. La personalidad sanguínea es definida por la palabra sentimientos. Las personas sanguíneas son las personas de las grandes emociones, lo que implica que, las circunstancias les afectan más que al resto de la gente. Los sanguíneos no tienen problema en enfrentar grandes retos siempre y cuando tengan el estímulo adecuado.

 

Flemático. La personalidad flemática puede ser definida por la palabra razonamiento. El flemático es el que dedica mucho tiempo a pensar y por ende, a tomar decisiones. El flemático se siente complacido con el orden y cualquier cosa que se haga sin tener una dirección bien definida le causará una seria molestia y disgusto. El flemático mantiene su compromiso una vez que sabe los motivos por los cuales tiene que mantenerlo y, hacia donde le llevará este.

 

Las definiciones que hemos visto anteriormente, son definiciones que podemos aplicar a nuestras congregaciones por lo que, tomaremos como base estas definiciones para poder mostrar una idea muy general de cómo son las personas que pertenecen a los grupos que se ajustan a las personalidades que hemos ya descrito.

 

Iglesias coléricas. Son iglesias a las que les gustan los sermones que emplean ideas breves y concisas. No les gustan mucho las ilustraciones y son audiencias que se aburren con mucha facilidad. Las iglesias coléricas suelen tener siempre una gran variedad de problemas que son muy fáciles de resolver ya que la mayoría se debe al impulsivo carácter sus miembros.

 

Iglesias sanguíneas. Las iglesias sanguíneas gustan de los sermones cargados de ilustraciones y ejemplos cotidianos. Prefieren la vida de los personajes de la Biblia a la exégesis del texto bíblico. Gustan de las aplicaciones que les invitan a sentir y no tienen problema en ser sensibilizados constantemente.

 

Iglesias flemáticas. Las iglesias flemáticas prefieren el orden y que se respete el sistema que les haya funcionado lo que hace que lo sostengan en muchas ocasiones más tiempo del que es necesario. Les gusta que los sermones tengan una estructura pero sobre todo que respete el tiempo que tiene asignado. Aceptan sermones que no sean tan cortos y que no tengan un uso exagerado de figuras literarias.

 

Estas anteriores consideraciones deben ser tomadas en cuenta ya que, no solo influyen en la presentación del tema sino en la aplicación que se debe dar al mismo ya que la respuesta será diferente. Las iglesias coléricas se sienten más cómodas con las aplicaciones que les motivan a la acción, las iglesias sanguíneas por su parte, se sienten mejor con las aplicaciones que les llevan a sentir y, por ende, las iglesias flemáticas prefieren las aplicaciones que les lleven a reflexionar. Creemos que, la acción del Espíritu Santo puede tomar la puerta de entrada de cada una de estas aplicaciones para lograr que terminen integrándose a las tres áreas principales de la personalidad ya que, de no impactar a las tres, difícilmente se podrán volver convicciones.

 

Ejercicio de práctica.

Se debe escribir una reflexión corta de unos tres renglones sobre el tema del amor en la Biblia.

Después, de debe determinar cuál es el perfil psicológico de la congregación

A continuación, la misma reflexión que se escribió sobre el tema del amor debe ser rescrita pero, tomando en cuenta el perfil de personalidad de la congregación.

 

Se debe buscar preguntar a la congregación por cuál de las dos reflexiones se inclina más con lo que podremos darnos cuenta si hemos definido bien su personalidad