Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Manuales - Consejería matrimonial
 

Manuales de estudio

Consejería matrimonial

 










 


TEMA 1.

EL INCÓMODO PASADO

UN EQUIPAJE QUE SOBRA

 

El propósito de este curso es mostrar cual es el modelo de Dios para el matrimonio para incorporarlo a nuestro matrimonio, pero, antes de poder empezar a hacer esto, el primer tema necesita hacernos pensar en dos cosas.

 

 

HIJO DE DIOS

 

Para conocer el modelo de Dios tendremos que estudiar la Palabra de Dios, la Biblia, esta, según sus propias palabras debe ser entendida más allá del raciocinio o las emociones, debe ser entendida de manera espiritual (1 Corintios 2.14). Para lograrlo, necesitamos ayuda espiritual y esta solo puede venir por la asistencia del Espíritu Santo el cual solo mora en aquellos que han aceptado a Cristo como Salvador y Señor personal (Efesios 1.13).

 

Así que, apropiarnos del modelo de Dios para el matrimonio solo es efectivo cuando somos hijos de Dios por redención. Es necesario reconocernos pecadores, arrepentirnos de nuestros pecados y pedir a Dios perdón por nuestros pecados clamando a Cristo que entre a nuestro corazón como Señor aceptando que haya muerto en nuestro lugar en la cruz para pagarle a Dios lo que a mí me correspondía. Así, será mucho más fácil entender y aplicar el modelo de Dios para el matrimonio. De no hacerlo, este curso solo dará asistencia emocional pero no resolverá conflictos ya que será una herramienta perfecta usada por manos que no buscan la santidad.

 

 

LA CARGA DEL PASADO

 

Uno de los problemas para aplicar el modelo de Dios para el matrimonio es que, ya estamos aplicando un modelo, el nuestro. Y ese modelo ¿A dónde lo aprendemos? En nuestro pasado, pero, ¿Qué pasa si este modelo es erróneo? Nuestro matrimonio fallará. Así que, en el pasado está la explicación de las deficiencias de nuestro presente. ¿Y donde aprendimos un modelo fallido? ¿Viendo el matrimonio de nuestros padres? ¿Viviendo en un hogar disfuncional? ¿Experimentando el divorcio de mis padres? No, el problema es más atrás.

 

En nuestro proceso de formación vamos adquiriendo experiencias buenas y malas. Las malas, producen malos pensamientos y, finalmente, malas conductas (ver el libro Sanidad Espiritual de mi autoría). Esos malos pensamientos, nos preparan para el éxito o para el fracaso así que en el resto del tema vamos a encontrar las principales malas experiencias para entender porqué somos como somos en nuestro matrimonio presente y esto, lo haremos a través de una sencilla dinámica.

 

 

VIAJE AL PASADO

 

Por favor imagina que estás en una calle que, de alguna manera te resulta familiar, camina por ella e identifica paredes y colores que has vista en ocasiones anteriores. Esa calle te trae recuerdos de tiempos un tanto lejanos. Sigue recorriéndola y pon atención a los detalles y, conforme avances date cuenta que, estás en la calle donde está la casa en la que pasaste la mayor parte de tu infancia.

 

Conforme avanzas, encuentras la casa de tu infancia y, descubres que la puerta por la que entraste tantas veces esta semi abierta así que entras y recorres tus recuerdos, recorres tu infancia.

 

Estando dentro de la casa escuchas un ruido y claramente entiendes que es de origen humano lo que despierta tu curiosidad y empiezas a buscarlo. Recorres toda la casa y, entonces, caes en la cuenta que el ruido procede de la habitación de tu infancia. Entras en ella y, ahí en la cama donde tantas veces te despertaste está de espaldas a ti, un niño o una niña dependiente tu género.

 

Conforme te acercas, descubre que ese pequeño está triste, está sollozando, no es un dolor angustiante, pero, no le permite ser feliz. Te acercas. Ha despertado tu compasión. Te sientas a un lado de él, le abrazas y entonces descubres que eres tú. Eres tu mismo con 10 años de edad. Algo te está lastimando, algo en el interior te duele. Entonces, tú yo del presente le hace la siguiente pregunta al yo del pasado: ¿Por qué lloras?

 

Escribe a continuación, que és lo que ese pequeño te ha contestado:

 

            _____________________________________________________________________

            _____________________________________________________________________

 

Eso que escribiste, eso, son heridas de tu pasado que controlan tu presente. Deben quedar atrás para que, no influyan en la aplicación del modelo de Dios para el matrimonio así que, lee a continuación la siguiente carta compromiso y fírmala entendiendo lo que significará para ti, tu matrimonio y tu vida.

 

Querido Dios.

 

He aceptado a Cristo como Señor y Salvador, pero, me he resistido a hacer tu voluntad. He elegido llevar mi matrimonio bajo mi propio modelo y, he rechazado tus mandamientos aún sabiendo que son perfectos simplemente por pura soberbia, No deseo rendir mi matrimonio a tu control y hoy, he fracasado. Mi matrimonio está en crisis y deseo cederte el control. Deseo renunciar a mí mismo. No haré más mi voluntad y aunque me cueste trabajo y tiempo empezaré a vivir como tu me lo mandas. Además de ello, renuncio completamente a cualquier consecuencia que mi pasado haya dejado en mí. Perdono a cualquiera que me haya lastimado y dejo atrás cualquier carga de resentimiento que me haga ver de manera incorrecta mi realidad presente.

 

No he aceptado a Cristo así que sabiendo que no puedo entender tu modelo sin tu dirección, me arrepiento de mis pecados y te pido perdón por haber vivido lejos de tu voluntad. Acepto a Cristo como Salvador porque acepto que haya muerto en mi lugar para pagar a Dios el precio de mi propio pecado, pero, también lo acepto como Señor para que a partir de este momento dirija mi vida y, dirija mi matrimonio. Como Señor, le entregó mi pasado y renuncio a cualquier daño que este me haya provocado. Renuncio a cualquier consecuencia de mi pasado y perdono cualquier persona que me haya dañado creando en mí una imagen equivocada de mi vida, de mi persona y de mi matrimonio.

 

Todos. Nos comprometemos a dar el tiempo suficiente para esperar que, mediante este proceso de consejería matrimonial nos muestres tu modelo y haremos hasta el mayor esfuerzo para seguirlo para, finalmente agradarte a ti con nuestra relación.

 

Hacemos esto, en el nombre de Jesucristo. Amén.

 

Al calce, por favor, firmar de conformidad.