Translate
Profecía - La abominación desoladora
 

Estudios bíblicos

Profecía

 

La abominación desoladora

 

 

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador


 

 


DESPUÉS DEL PRINCIPIO DE DOLORES

 

Mateo 24 la gran expresión profética que el Señor Jesucristo dirigió a sus discípulos revelando el futuro del pueblo judío, mostró un periodo de angustia terrible al que el Señor llamó “tribulación” (Mateo 24.9; 29) el cual parece dividido en un tiempo en el cual el pueblo judío gozara de relativa paz en medio de un mundo caótico para después pasar a un tiempo de persecución terrible en extremo. Esto es tratado más a fondo en mi estudio “principio de dolores” que recomiendo leer como un previo al presente.

 

Este tiempo será tan crítico que Jesús anima a los judíos a huir de sus lugares para buscar protección (Mateo 24.15-23) y Cristo da como una pauta para saber que esto está sucediendo un evento al cual Jesús llama “la abominación desoladora de la que hablo el profeta Daniel” (Mateo 24.15) por lo que es algo que puede ser bien ubicado en las Escrituras y este evento en el calendario profético de Dios parece apuntar a los eventos que suceden justo a la mitad de la semana 70 del profeta Daniel que es lo que nos ocupa en este estudio.

 

 

ACERCÁNDOSE A LOS EVENTOS

 

Previo a los eventos de la mitad de la semana, se entiende que ya los siete sellos de los juicios de Dios se han desatado en la tierra. Ya el anticristo ha iniciado una escalada por medio de la guerra y el control de las armas para poder ir posicionándose como el Señor de este planeta para a su vez, darle este dominio a la bestia que lo ha impulsado desde las tinieblas: Satanás.

 

Dios por su parte además de estos juicios y de su intervención por medio del arrebatamiento para guardar a la iglesia redimida de este tiempo de tribulación que pertenece al pueblo judío, hace sentir su poder por medio de un terremoto de escala mundial que remueve islas y continentes lo que abre posteriormente un compás de espera, un tiempo en el cual se prepara lo que serán los juicios finales de Dios para el imperio de la bestia.

 

 

 

LLEGA LA ABOMINACIÓN DESOLADORA

 

Vamos a tratar de poner en una lista que no implica ningún orden cronológico lo que parece que serán los eventos que sucederán a la mitad de la semana 70 vaticinada por el profeta Daniel aunque a efectos darle un mayor sentido nos permitimos colocarlos en un orden que pueda parecer lógico.

 

 

Apocalipsis 13.3-4. El anticristo, la bestia que recibe su autoridad del dragón recibe una herida de muerte una herida que “lo lleva hasta la muerte”. Por el poder del diablo, el anticristo aparentemente muerto resucita lo que nos deja dos posibilidades. El anticristo se mantiene en una muerte aparente o muere en realidad y su cuerpo es poseído por el mismo diablo. No es especulación exagerada el suponer que Satanás mantenga tres días con sus noches al hombre de pecado en esa condición o antes de poseerlo para así poder completar la mentira de que él es el mesías que el pueblo judío espera.

 

Daniel 9.27. Ya resucitado y aparentando ser el “mesías” de Israel el anticristo da la orden de que se suspenda la adoración y la liturgia hebrea en el templo reconstruido. Esto tiene por supuesto una doble intención que se revela en los puntos siguientes.

 

Mateo 24.15. Se sucede la abominación desoladora. Daniel hablo de la abominación desoladora en Daniel 9.27, 11.31 y 12.11. El primer pasaje y el tercero apuntan a la abominación desoladora que cometerá el anticristo en el templo reconstruido. La segunda cita está relacionada con la abominación desoladora que cometió Antíoco Epifanes militar griego que conquisto tierra santa. Lo que haya hecho Antíoco bien puede ser un modelo de lo que el anticristo hará.

 

Los historiadores no se ponen de acuerdo. Algunos dicen que Antíoco sacrifico un cerdo en el altar del lugar santo del templo. Otros por su parte dicen que introdujo una estatua del dios Zeus en el lugar santísimo. Con una de estas alternativas apuntemos al hecho de que una vez resucitado el anticristo suspende los cultos en Israel y sacrifica un cerdo en el lugar santísimo para que al utilizar un animal inmundo quede claro que ya no hay pacto entre el y el pueblo de Israel.

 

2ª. Tesalonicenses 2.4. Ya deificado por sus seguidores que claman que nadie podrá pelear contra el anticristo, este en el templo judío se sienta y se declara Dios por lo que se convierte en el único objeto de culto o sea, en la única religión permitida, la adoración del diablo lo que hace a todas las demás religiones inservibles.

 

Apocalipsis 11.7. Ya engrandecido de soberbia e inflado por el demonio, el anticristo después de deificarse en el templo de Jerusalén se lanza contra los dos testigos de Dios que desde el principio de la semana setenta de Daniel se le han opuesto y los asesina. Estos después de tres días son reclamados por Dios.

 

Apocalipsis 17.1-18. Ya reconocido como un dios hombre, el anticristo reclama ser objeto de toda la adoración religiosa del planeta. Sin embargo esto conlleva un problema. Durante 3 años y medio una mujer que representa a una ciudad ha cabalgado a la bestia. De alguna manera ha podido ejercer algún tipo de control. Esta mujer representa todo aquello que se opone a Dios y es abominable a sus ojos. La mujer que cabalga a la bestia es una religión ecuménica que al principio del tiempo de la tribulación se centró alrededor del anticristo pujando por formar una religión mundial pero para por medio de esto conseguir sus propios propósitos. Esta religión tendrá una ciudad que la representa, una capital mundial.

 

Los diez bloques de poder que encumbraron al anticristo se lanzan a destruir a esta religión porque están decididos a entregarle todo su poder a la bestia. La ciudad capital de esta religión es destruida por estos diez bloques de poder que miran en ella un tributo al ser al que rinden adoración. Y si como parece apuntarlo la evidencia esta ciudad es la Roma del papado actual pues diríamos que la religión ecuménica se acabará y su capital Roma será destruida con todo lo que ella contenga o implique.

 

Daniel 7.8. El anticristo destronará a tres de estos bloques de poder para quedar cobijado como el octavo rey. Esto tiene que pasar obviamente después de que los diez bloques destruyan Roma y a la religión ecuménica del tiempo de la tribulación. La bestia entonces sin duda mandará a asesinar a quiénes presidan estos bloques de poder. Podemos decir que después de esto el anticristo realmente se ha vuelto el gobernante total del planeta.

 

Apocalipsis 13.15-18. Ya como gobernante mundial el anticristo ordena sellar a todos sus fieles en la frente o la mano derecha con una marca que los manifiesta leales a él en imitación al sello que los fieles de Dios han recibido (de este detalle ver más adelante).

 

La misma referencia citada al principio de Mateo 24 nos hace ver que todo esto abre un espacio de persecución y matanza cruel contra el pueblo de Israel como nunca antes se ha visto. Aquí queda un buen espacio para lo citado por Apocalipsis 11.

 

Apocalipsis 11.7-9. Mientras esto pasa en la tierra, en el cielo Satanás es expulsado de la presencia de Dios para que nunca más se le vuelva a permitir el acceso al trono de la gracia de Dios. La sentencia implica que es lanzado a la tierra y entonces dirige toda su furia contra el pueblo de Dios, que es la descendencia del Señor.

 

Este tiempo de persecución parece atenuado por dos factores. Primero el pueblo de Israel o al menos una buena parte de este pueblo se refugiará en el desierto por tres años y medio (Apocalipsis 12.13-14). El segundo factor tiene que ver con el hecho de que después del juicio de los siete sellos, aparentemente los justos de alguna manera serán sellados para que los juicios postreros no les afecten.

 

Pero esto, no minimiza el hecho de que este tiempo será un tiempo de persecución en el cual incluso los redimidos morirán no por los juicios de Dios sino por la persecución de la bestia que sube del mar, pero, la Palabra de Dios mantiene vivas las promesas para aquellos que lleguen al final de este tiempo de tribulación. Sin embargo, puede haber mayor bendición para los que en este tiempo de gracia logran ganarse un lugar en el arrebatamiento teniendo a Cristo en su corazón y no teniendo necesidad de pasar por todas estas cosas.