Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Principal - Estudios bíblicos
 

Estudios bíblicos

Pastores y líderes

El trabajo de la visitación

 

Autor:

Hno. Rafael Gastelú Valencia



 

 


INTRODUCCIÓN

 

la predicación es la responsabilidad primaria del pastor, entonces la responsabilidad secundaria es la visitación pastoral. De hecho, ambas son tan esenciales que una de ellas no puede alcanzar su efectividad más alta sin la ayuda de la otra. El pastor que sólo vive en su cuarto de estudio leyendo, orando y escribiendo, se sentirá tan lejos de su gente que su predicación será irreal y demasiado teórica, no importa que tanto se haya preparado.

 

Por el otro lado, el que hace a un lado su estudio y su cámara secreta de oración, para dedicarse a visitar a su pueblo, está en peligro de que la frecuencia de sus visitas haga a un lado lo especial de su presencia personal entre una familia. En ocasiones hay tanta confianza que pierden el respeto que a él le deben como el hombre por medio de quien Dios habla.

 

Hay tanto gozo en la visita pastoral como en la preparación y predicación de los sermones. El dominar el arte de la predicación y al mismo tiempo adquirir pericia en la visitación, el pastor a llegado a la sublime culminación de satisfacción como ministro de Jesucristo.

 

Por tanto, todos los que esperan servir en la iglesia como pastores deben decidirse de una vez por todas que no tratarán de excusarse en el cumplimiento de su deber de visitar en los hogares de su pueblo. Acéptese esa tarea como una de las dos responsabilidades primarias y decídase que se harán todas con gusto y alegría.

 

 

LA TÉCNICA: Haciendo planes para las visitas.

 

Una pregunta frecuente es ésta: ¿Debe ser la visita pastoral sistemática o espontánea?

 

Lo más prudente es que debe ser sistemática para evitarse por lo menos dos situaciones:

 

1. Para evitarse la envidia entre los miembros de la iglesia

2. Puede ser criticado personalmente. Se verá acusado de discriminación cosa que podría arruinar su ministerio

 

Por otro lado, veamos algunos consejos personales:

 

1. Un pastor muchas veces tiene que variar su horario e ir donde el Espíritu le lleve, puesto que es probable que allí encuentre alguna necesidad especial de la cual nunca ha sido informado.

2. En caso de que la visita sea por causa de enfermedad prolongada o grave es necesario visitar una o dos veces por semana.

3.  Entre los ancianos y débiles puede hace dos visitas por mes.

4. De acuerdo con el tamaño de la congregación, el pastor debe planear sus visitas a los hogares, por lo menos cada dos meses, con el fin de animar y consolar a los miembros de esa familia y de informarse si hay una necesidad especial que por circunstancias especiales no lo puedan dar a conocer a toda la congregación.

5. Hay ocasiones en que ciertas condiciones hogareñas requieren que el pastor visite con más frecuencia.

6. Algunos pastores anuncian el día y la hora de su visita para que los que están allí se preparen para recibirlos.

7. Ante todo, no deben considerarse como algo obligatorio, como una ejecución rutinaria. Deben ser la indicación de un corazón genuinamente interesado y un interés por el bienestar espiritual de aquellos sobre los cuales el Espíritu Santo ha puesto al pastor como apacentador.

 

 

NÚMERO DE VISITAS

 

Esto, por supuesto nos lleva a la pregunta de ¿Cuántas visitas debe hacer el pastor por año? Algunos informan que hacen visitas hasta mil por año. No es imposible, pero se duda que entonces pueda cumplir con otros menesteres de la iglesia. Unas doscientas visitas al año, creo que es un buen promedio.

 

 

DURACIÓN DE LA VISITAS:

 

Esto varía de acuerdo con el propósito de la visita y las condiciones existentes en el hogar que se visita.

 

1. Las visitas para los enfermos nunca deben ser largas, pueden durar de 10 a 15 min., a menos que se detenga al pastor para otro asunto.

2. Es probable que sea con el fin de invitar a alguien a las reuniones de costumbre, o reuniones especiales, en este caso no será necesario ni siquiera entrar y si entra uno no debe sentarse, y cumplir únicamente con el propósito que se lleva.

3. Si al hacer una visita, se encuentra con que hay otros visitantes allí, lo más correcto es pedir perdón por llegar en un momento inesperado y prometer volver, despidiéndose desde luego. Esto muchas de las veces será altamente apreciado por la familia.

4. Si la visita es con el fin de hablarle de Cristo a la familia, se requerirán de unos 30 a 40 min.. presentando el mensaje del Evangelio de una manera clara y sencilla.

5. Si la visita lleva como propósito aconsejar a la familia por algún problema ya sea en al misma familia o con otra familia de la congregación, deberá ajustar el tiempo a la gravedad del problema, el cual puede ser de una hora o un poco más.

6. A veces la visita es por un problema conyugal o sea de pareja, entonces se hablará únicamente con la pareja, evitando estar presentes padres o suegros. También el tiempo será como el problema lo requiera. En ocasiones es más de una visita.

7. Si la visita se ha hecho con el fin de efectuar un servicio particular, entonces consideraremos uno 40 a 60 minutos nuestra visita.

 

 

COMO LLEVAR A CABO LA VISITA:

 

Las visitas pastorales deben ser profesionales:

 

1. Toda visita con el propósito de hacer bien a las almas de los humanos, ya sea en la casa, en el hospital, en la cárcel, en el taller, en la oficina o en el campo, puede considerarse como una visita pastoral. Por lo tanto no debe degenerar al nivel de una visita social.

2. La conversación debe mantenerse a un nivel alto. A veces puede ser jovial, pero con mucho cuidado. Lo importante es alcanzar el objetivo espiritual deseado. Las bromas o los chistes deben excluirse de esta clase de conversación.

3. La lectura de la Biblia y la oración, nunca deben faltar en nuestras visitas, teniendo especial cuidado de escoger pasajes apropiados a las circunstancias.

4. En las vistas pastorales se ganan muchas expresiones de confianza, estas deben guardarse en secreto. El divulgarías puede considerarse como una traición que causará disgusto y arruinará la fe, produciendo con ello mucho daño.

5. Si una hermana tiene asuntos de naturaleza delicada que comunicar al pastor, es conveniente que éste lleve a su esposa, así se evitará muchos problemas.

 

 

A QUIENES VISITAR:

 

La primera obligación es a los enfermos y a los moribundos. La segunda es a los recién convertidos. Las viudas y los huérfanos toman un lugar importante. Los desanimados o que tienen muchos problemas también hay que visitarlos. A los caldos también hay que visitarles como el pastor que dejó 99 en el aprisco y fue al desierto a buscar la que se había perdido. (cárceles). Si, el pastor es apacentador de todas las ovejas. No permitirá tener favoritos y descuidar a otros. En su corazón de amor siempre habrá un espacio para otro más.

 

El efecto de las visitas tiene muchos efectos saludables a la iglesia.

 

 ¡QUE DIOS LES BENDIGA!