Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Principal - Estudios bíblicos
 

Estudios bíblicos

Pastores y líderes

 

El ministerio de la enseñanza

 

Autor:

Hno. Ricardo Barrientos



 


Hablar de ministerio es hablar de servir, lo que vamos a servir a otros, y al hablar de la enseñanza. no existe otra que aquella que nosotros hemos aprendido, nadie puede enseñar lo que no sabe, o no ha aprendido. Hay quiénes enseñan de acuerdo al cúmulo de conocimientos adquiridos en el transcursos de sus vida (Zofar Job 11.1), otros, han querido enseñar de acuerdo a su experiencia (Elifaz Job 4.1) y alguno otros, porque "es así como se hace en su iglesia o en su grupo religioso" (Bildad Job 8.1).

 

Pero el siervo del Dios Altísimo no puede enseñar a nadie, así como los anteriores personajes: sólo lo puede hacer de acuerdo a la misma Revelación que Dios ha dado en su Palabra. El ministro que enseña, sólo puede hacer porque sus sentidos están ejercitados, con la misma Palabra de Dios en su vida; curiosamente nadie puede aprender y luego enseñar lo que no le ha sido dado y al respecto viene bien el ejemplo que nos da el Señor Jesús: "Un mandamiento nuevo os doy; que os améis unos a otros como yo os he amado, que también os améis unos a otros" (Juan 13.14) El no sólo lo enseño con predicación, ni con lógica o el razonamiento. El fue más allá. Él lo hizo.

 

Hay algunos ministros o quiénes sirven en la enseñanza en las iglesias (maestros de escuela dominical, maestras de niños, líderes de jóvenes, predicadores) poco leen las Escrituras, así que no es problema, porque a veces se comparte lo que en alguna ocasión ya se ha compartido, o de lo que había leído en algún libro, o del libro que se leyó últimamente se extrae el sermón o predicación que se va a enseñar. Existe "literatura" cristiana excelente, que nos ayuda quizá a comprender un poco mejor algunas cosas, otras enriquecen al que lee. Pero el que ministra la Palabra, sólo puede ser eso, Ministro de la Palabra. Si un profesor de Química, se confía en que ya conoce su materia, y se dedica a otras actividades, no estará lejos el momento en que si le hacen preguntas que no vengan en su programa de estudios, tendrá dificultades.

 

El Ministro de Dios, tiene una comunión con Él, y es Él con su Espíritu Santo quién le va enseñando en su vida, acomodando lo espiritual a lo espiritual. La poca lectura de la Biblia, aunada al "Trabajo en el ministerio" y otro sinnúmero de actividades, nos puede llevar a "enseñar mal" y quién aprende mal, "enseñará solo el error". Hoy es común encontrar diferentes "doctrinas" (teologías" y muchas de ellas no se diferencian unas de las otras. No se entiende en algunas llamadas "iglesias cristianas" que la escritura es "Cristo-céntrica", y eso ha creado más divisiones cada día.

 

Quisiéramos que no, pero a veces la falta de disciplina, hace ministros indisciplinados, que en los últimos momentos o en la noche anterior están haciendo el escrito de la "enseñanza del día siguiente", ¿y la comunión con Dios? ¿y la meditación en lo que vas a compartir? ¿Y la dirección del Espíritu Santo?, hay quién una ocasión dijo: El señor mismo te dará lo que en su momento debas de compartir, es seguro que sí, en determinados momentos, pero el que ministra, sirve, eso es lo que hace, sirve de lo mejor, para lo mejor.

 

La ignorancia de las doctrinas elementales de la Escritura, ha provocado una confusión tal, que muchos que desean conocer a Dios en sus vidas, solo encuentran el mismo molde religioso, no hagas, has esto, no toques, no manejes, nosotros tenemos la verdad..

 

"MI PUEBLO FUE DESTRUIDO PORQUE LE FALTO CONOCIMIENTO"

 Oseas 4.6

 

Solo para recordar: la mejor enseñanza, la del ejemplo "como yo os he amado"

 

"PRESENTÁNDOTE TU EN TODO COMO EJEMPLO, EN LA ENSEÑANZA, MOSTRANDO

INTEGRIDAD, SERIEDAD, PALABRA SANA

E IRREPROCHABLE, DE MODO QUE EL ADVERSARIO SE AVERGÜENCE Y NO TENGA NADA MALO QUE DECIR DE VOSOTROS

Tito 2.7-8