Translate
Principal - Estudios bíblicos

Estudios bíblicos

Noviazgo y matrimonio

 

Navegando con bandera

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador



 


EVADIENDO PROBLEMAS

 

Existen frases de sabiduría popular que hacen referencia a que debemos de ignorar cosas que nos pasan para, de esa manera, tener los menos problemas posibles. Por ejemplo, cuando alguien quiere ignorar algo que se le dice, decimos que “hace que la virgen le habla” queriendo dar a entender que está en una especie de misticismo que le evita enfrentar la realidad.

 

A este respecto se refiere nuestra frase de sabiduría popular: “En el matrimonio lo mejor que podemos hacer es navegar con bandera….” Queriendo con esto decir que, en el matrimonio suceden cosas que nos llegan a molestar pero que, debemos ignorar ya que ignorándolas obtenemos un mejor provecho que hacerles caso.

 

¿Es bueno ignorar las problemáticas del matrimonio?

¿Conviene hacernos a un lado de aquellas cosas que nos parecen incómodas?

 

 

CUANDO LAS COSAS NO NOS OFENDEN A NOSOTROS

 

En cierto sentido diríamos que la frase tiene cierto argumento válido. En la vida pasan cosas que no nos gustan pero, estas nunca dejarán de pasar. No es mala la idea de poder categorizar las cosas y solamente preocuparnos por aquellas que ponen en riesgo nuestra estabilidad de pareja. No debemos prestar atención a las cosas que son pasajeras o a las cosas que con un poco de voluntad las podemos resolver.

 

Pero por otro lado, no podemos ignorar lo que la Biblia nos demanda:

 

No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.

1ª. Timoteo 5.22

 

Pablo desea que los creyentes no participemos en cualquier pecado porque esto nos “abre una cuenta” con Dios. Cuando alguien peca, la cuenta es personal, pero cuando alguien consiente en pecar, entonces el pecado se hace comunal y entonces la cuenta es compartida, por ende, las consecuencias se reparten por partes iguales.

 

No debemos perder de vista que consentir en pecar para Dios es comisión de pecado. Esto nos debe alentar a vivir para agradar solamente al Señor.

 

Apliquemos esto a lo que estamos tratando de responder.

 

En el matrimonio debemos navegar con una gran bandera en las cosas que nos afectan como pareja dando prioridad a los pensamientos que a Dios agraden como enseña su palabra en Filipenses 4.8, No debemos ocupar nuestras fuerzas en cosas que alimentan a la carne en lugar de darle fuerte presencia del Espíritu en nuestra relación.

 

Pero, cuando uno de los cónyuges busque alimentar a la carne o traer el pecado al hogar debemos guardar por completo nuestras banderas y sacar la bandera de la santidad que Dios reclama de nosotros. Y cuando se trata de la santidad, no debe importar quién es la persona que saque la bandera, lo que importa es que se está defendiendo la posición de Dios en el matrimonio y la posición de Dios es mucho más importante que la posición de la esposa o la posición del esposo.

 

Actuar de esta manera, nos garantiza la bendición de Dios, así que, a muchos matrimonios nos convendría preguntarnos qué tanto estamos agradando a Dios.

 

 

 


COMENTARIOS