Translate
La familia - La salud integral de la familia
 

Estudios bíblicos

La familia

 

La salud integral de la familia

COMENTARIOS



 

 


INTRODUCCIÓN

 

La Asamblea General de las Naciones Unidas determinó que el año de 1994 fuera el año Internacional de la Familia y que el 15 de Mayo se celebra el día Internacional de la Familia. El símbolo del Año Internacional de la familia es un corazón protegido por un techo unido a otro corazón. Este símbolo representa la vida, el amor y la unidad en el hogar.

 

El mensaje a las naciones era muy claro:  calidad de vida, más calidad de amor, más calidad de unidad, igual calidad de hogar.

 

A la luz de esta preocupación internacional por la salud integral de la familia, en México, el sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) publicó un ideario para la familia mexicana en el que se destaca el valor permanente de la familia. La razón de este mover nacional e internacional es muy simple: a todos nos preocupa la salud integral de la familia y, quién esto suscribe en su rol de consejero familiar  queremos aportar nuestro granito de arena y a través de una serie de programas compartir con ustedes diez verdades espirituales para alcanzar la salud integral de la familia.

 

 

1.   COMUNICACIÓN

 

La comunicación es esencial entre esposos y entre padres e hijos. La comunicación se caracteriza por cuatro elementos:

 

·         Hablar con sabiduría sin agresiones

·         Escuchar con paciencia sin interrupciones

·         Comprender poniéndonos en su lugar sin manipulaciones

·         Responder con amor sin destrucciones

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·     “Las palabras de la boca del sabio son llenas de gracia, más los labios del necio causan su propia ruina” (Eclesiastés 10.12)

·     “Al que responde palabra antes de oír, el es fatuidad y oprobio” (Proverbios 18.13)

·     “El entendido en la palabra halla el bien” (Proverbios 16.20)

·     “Todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse, porque la ira del hombre no obra la justicia de Dios” (Santiago 2.19-20)

 

Es importante recordar que es imposible coincidir totalmente con las ideas y conceptos de las demás personas, pero esto no debe ser motivo para mostrar una fuera familiar.

 

 

2.   RESPETO

 

Todo ser humano tiene derecho a ser respetado. La regla de oro establecida por Jesús dice: “Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos” (Lucas 16.31) ¿Quieres que te respeten? Respeta,

 

El respeto se caracteriza por tres elementos:

 

·         Atención: mostrar cortesía a otros.

·         Consideración: mostrar amabilidad a otros

·         Dignificación: mostrar un trato digno a otros

 

Todo ser humano es digno de ser respetado sin importar su sexo, edad, color, posición social, nacionalidad, religión o cultura.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·         “Maridos amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas” (Colosenses 3.19)

·         “La mujer respete a su marido” (Efesios 5.33)

·         “Padres no provoquéis a ira a vuestros hijos” (Efesios 6.4)

·         “Padres no exasperéis a vuestros hijos para que no se desalienten” (Col. 3.21)

·         “Honra a tu padre y a tu madre” (Efesios 6.2)

·         “Pagad a todos lo que debéis; al que respeto, respeto..." (Ro. 13.7)

 

El respeto es una deuda universal que hay que pagar unos a otros

 

 

3.   HUMILDAD

 

La humildad es la virtud que nos lleva a actuar con mesura, sumisión, sencillez, moderación, tolerancia y templanza.

 

La humildad es fundamental para la salud de la familia por las siguientes razones:

 

·         Para tener buenas relaciones humanas

·         Para poder recibir la exhortación de otros

·         Para poder reconocer nuestros errores

·         Para pedir perdón cuando nos equivocamos

·         Para poder perdonar a los que nos lastimaron

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·     “Nada hagáis por contiendo o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de otros”. Filipenses 2.3-4

·     “Cuando viene la soberbia, viene también la deshonra, más con los humildes está la sabiduría” Proverbios 11.2

 

 

4.   ACEPTACIÓN

 

La aceptación en el seno familiar es un eslabón muy importante para crecer en salud. Cada uno de los miembros de la familia es diferente como los dedos de una mano, no hay un solo ser humano igual a otro. Después de la creación de cada ser humano, Dios rompió el molde. Por esta razón, somos únicos, singulares, individuales y unipersonales.

 

La aceptación tiene la siguientes características:

 

·         Nos ayuda a amar a los demás tal y como ellos son sin tratar de cambiarlos

·         Nos ayuda a ubicar el hecho de que no hay padres, ni hijos ni hermanos perfectos

·         Nos ayuda a convivir con los demás aunque sean diferentes a otros.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·         “Hacer acepción de personas no es bueno” Proverbios 28.21

·         “El os reprochará de seguro, si solapadamente hacéis acepción...” Job 13.10

·         “Porque no hay acepción de personas para con Dios” Romanos 2.11

 

 

5.   UNIDAD

 

Una característica básica de la salud integral de la familia, es la unidad familiar. La unidad es la propiedad de todo ser en virtud de la cual no puede dividirse sin que su esencia se destruya. Esta es una gran verdad, la familia fue creada para vivir unida. Si esta unidad se pierde, entonces la familia se destruye.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·     “Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Así que no son ya más dos, sino una sola carne, por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” Mateo 19.5-6

·     “Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo. Porque si cayeren, el uno levantará a su compañero, pero ¡hay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante. También si dos durmieron juntos, se calentarán mutuamente, más ¿cómo se calentará uno solo? Y si alguno prevaleciere contra uno, dos le resistirán; y cordón de tres dobleces no se rompe pronto” Eclesiastés 4.9-12.

 

 

      6.   6. DISCIPLINA

 

No puede haber familias sanas sin disciplina. Hablar de disciplina, es enfatizar las siguientes características:

 

·         La disciplina es una observación de leyes

·         La disciplina es una observación de reglas

·         La disciplina es una observación de orden

 

La disciplina es el conjunto de leyes, reglas y orden que rigen un hogar. Cuando un individuo, un matrimonio, una familia o la sociedad resisten las leyes, las reglas y el orden de la disciplina, se termina en un suicidio, desastre y caos social. Por la falta de disciplina, muchas familias han sido destruidas.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·         “El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma” Proverbios 15.32

·         “El que detiene el castigo a su hijo aborrece...” Proverbios 13.24

·         “Es  verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” Hebreos 12.11.

 

 

7      .   7. AMOR

 

La familia integralmente fuerte y sana, es aquella que se ha rodeado de una atmósfera de amor. El amor es la expresión de afecto más sublime, más pura y más excelsa que pueda haber en el corazón de un ser humano.

 

Fuimos creados por amor y para el amor. Para amar y ser amados. No hay un solo ser humano que no necesite ser amado. El amor es una necesidad que debe ser satisfecha en el mismo seno de la familia.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·     “El amor sea sin fingimiento” Romanos 12.9.

·     “Amaos los unos a los otros” Romanos 12.10.

·     “El amor no hace mal al prójimo” Romanos 13.19.

·     “El amor es sufrido, es benigno, el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor, no se goza de la injusticia, más se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser” 1 Corintios 13.4-8.

 

 

8.         8. TIEMPO

 

Un eslabón vital para el buen desarrollo de la familia, es el tiempo que esposos, padres e hijos se dedican. Básicamente el tiempo tiene cuatro características:

 

·         Un tiempo de duración de las cosas

·         El tiempo es la oportunidad para hacer algo

·         El tiempo es un espacio para ser aprovechado

·         El tiempo es un recurso no reversible

 

Cuando se vive una vida social llena de compromisos, se puede descuidar el tiempo sagrado de la familia donde padres, esposos e hijos, conviven, se ríen, juegan, vacacionan y se comunican. La falta de tiempo para la familia, lamentablemente deja huellas y heridas, muy difíciles de sanar.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·         “Todo tiempo su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene...” Ec. 3.1.

·         “Para todo lo que quisieres hay tiempo” Eclesiastés 8.6.

·        “Mirad, pues con diligencia cómo andéis, no como necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos” Efesios 5.15-16.

 

 

 

9.         9. FIDELIDAD

 

Es muy doloroso ver, hermosas familias destruidas por la infidelidad de uno de los cónyuges. Ninguna familia podrá mantenerse sana si se rompen los votos de pertenencia, exclusividad y fidelidad que un día se hicieron delante de Dios, delante de sus padres y delante de la sociedad. Hay tres características de la fidelidad:

 

·         La fidelidad es un voto de lealtad

·         La fidelidad es un voto de confianza

·         La fidelidad es un voto de fe

 

Cuando se traiciona la lealtad, la confianza y la fe, se puede terminar en separación, fornicación, adulterio, amargura, destrucción y divorcio.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·     “Y te desposaré conmigo para siempre; te desposare conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia. Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová” Oseas 2.19-20.

 

 

10.       10. VIDA ESPIRITUAL

 

Todas las familias de la tierra tenemos necesidad de atender nuestra vida espiritual. La razón es muy simple: el ser del hombre está dividido en tres departamentos o vidas:

 

·         La vida física: el cuerpo

·         La vida emocional: el alma

·         La vida espiritual: el espíritu

 

Cuando en la familia nos preocupamos de alimentar cada una de las partes de nuestro ser, entonces estaremos transitando por caminos de salud familiar. La vida espiritual, solo la fe en Dios la puede alimentar. Creer, amar y conocer a Dios no avergüenza ni hunde a la familia, al contrario, la levanta, la fortalece y la dignifica.

 

Las Sagradas Escrituras dicen:

 

·     “Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia” Juan 10.10.

·     “El que tiene sed venga; y el que quiera, tome agua de la vida gratuitamente” Apocalipsis 22.17.

·     “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” 2 Corintios 5.17.

 

 

 


COMENTARIOS