Translate
La familia - La Biblia hablando a los padres 2
 

Estudios bíblicos

La familia

La Biblia hablando a los padres (Efesios 6)

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador



 

 


SABIOS CONSEJOS

 

Hay una serie de citas de la Biblia que hablan sobre la educación de los hijos, este, es un análisis de una de esas citas, pero, se recomienda al lector que busque también del mismo autor el tema llamado: Hablando de Dios (Deuteronomio 6).

 

 En este pasaje, el versículo que estudiaremos será el siguiente:

 

Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina

y amonestación del Señor.

Efesios 6.4

 

 

MADRES

 

Primero nos gustaría hacer una distinción en el hecho de que Pablo habla específicamente a los padres varones a quiénes asigna la tarea de disciplinar y amonestar; asumimos entonces que, esto no es responsabilidad de la madre por lo que deseamos añadir cual es esta responsabilidad.

 

Proverbios 1.8 le dice a los hijos: “y no desprecies la dirección de tu madre” por lo que a Mamá se le pide dar dirección, indicar el camino, marcar el sendero por el que se debe de andar, esa es una de sus dos responsabilidades. La segunda está 1Timoteo 2.15 que le dice a la mujer que: “se salvará engendrando hijos si permaneciere en fe, amor y santificación”. Obviamente esto no quiere decir que la salvación del alma de la mujer se da por dar a luz a sus hijos, se refiere al hecho de que, la mujer “compensa” la predominancia del rol masculino en la congregación en un entorno tanto o más importante que es el entorno del hogar y esto lo hace criando a sus hijos y no solamente engendrándolos y, ¿Cómo hace esto? Dirigiéndolos; esto, hace que la mujer se “santifique” o sea, tenga que volverse espiritual para lograr esta dirección la cual debe hacer con “modestia” que tiene que ser traducido como “dominio propio”.

 

Resumiríamos para las “mamás” que ellas tienen y deben de ejercer un rol en el proceso de educación de los hijos que no puede ser igualado por el hombre y es complementario a éste y es sumamente profundo ya que implica marcar rutas, dar dirección, educar, encontrando en ello una forma de ser más espiritual. Esto nos lleva a varias conclusiones:

 

·         Normalmente es un patrón que, la mujer que es carnal tenga hijos mal educados.

·         Una mujer sin dominio propio suele descompensar la labor del varón.

·         Una mujer que no educa bien a sus hijos no desarrolla un buen crecimiento espiritual.

 

¡Que enorme responsabilidad!

 

La mujer como la educadora, como la guía confiable, como la espiritualidad andante que deje huellas que conduzcan a su hijo al Señor mientras a ella la conducen a la espiritualidad.

 

PADRES

 

Volviendo a la cita que nos ocupa, es hermoso como Dios le ordena al padre varón que crie pero el, no como la mamá que lo haga amonestando y disciplinando con la condición de que esto no lleve a la exasperación a sus hijos y esto, es hermoso porque Pablo escribe en medio de una sociedad romana que no consideraba a los hijos con derechos hasta que los padres los “reconocieran” por lo que, un padre podía abandonar a su hijo recién nacido bajo el argumento de que no “era lo que esperaba” además de que, no había castigo para aquel padre que golpeara a su hijo incluso con la saña suficiente como para lastimarlo seriamente o imposibilitarlo de manera permanente.

 

Los papás varones tienen una gran responsabilidad que es complementaria a la labor de educación de la madre y es una labor donde el padre tiene que “criar” a sus hijos. La palabra griega que se usa para la idea de criar es “nutrir” o sea proveer para las necesidades materiales y espirituales de sus hijos es el que aporta las vitaminas, la fuerza, el empuje para que los hijos sigan la dirección que la madre va marcando.

 

Esta labor de “nutrición” el padre debe de hacerlo con disciplina lo que implica que su “nutrición” debe ser enfocada a que corrija lo deficiente, usando para ello los medios convenientes que pueden ser la exhortación, la disciplina física y el regaño lo que está relacionado con “la amonestación”. Esta, es la labor del Padre, no la única, pero si la que tiene que ver con la corrección de errores o de las influencias externas que, del mundo, llegan al corazón de los hijos.

 

Cómo sucedió con las mamás, encontramos finalmente tres conclusiones:

 

·         Cuando el padre deja la responsabilidad de corrección en la madre, se incuban duros problemas.

·         Si mamá ejerce disciplina, provoca desprecio y el padre falta de respeto.

·         La falta de orden en la vida del hijo, es responsabilidad del padre.

 

 

COMPLEMENTANDO

 

Tenemos en resumen dos labores, la madre educa y el padre forma así que, si mamá hace su trabajo pero papá no, tenemos hijos educados pero sin forma, hijos que tienen dirección pero que no se les observan valores, disciplina, entrega, y, si papá hace su trabajo pero mamá no, tendremos hijos formados, pero mal educados que lastiman y dañan su entorno.

 

Sigamos los consejos de la Biblia, los resultados saltarán a la vista y valdrán la pena.

 

 

 


COMENTARIOS