Translate
La familia - El pacto de la transición generacional
 

Estudios bíblicos

La familia

 

El pacto de la transición generacional

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador



 

 


LOS TIEMPOS CAMBIAN

 

Las familias se constituyen y crecen, logran sus metas o, dejan otras pendientes; las familias emprenden proyectos o dejan otros inconclusos y, así, pasan los años y, llega el momento de que los miembros de la familia conformen sus propias familias y, aunque no lo creamos, es un momento para el que muchos cristianos no están preparados.

 

Toda transición generacional representa el amanecer y el ocaso de personas que pertenecen a la misma familia y que buscan diferentes objetivos viviendo bajo el mismo techo así que, el enfrentamiento de estas generaciones puede llegar a representar serios conflictos por lo que es importante que, todas las familias puedan hacer un pacto donde usando una alianza celebrada ante Dios pueda generar un entorno en el que incluso esta transición sea de bendición y de ayuda.

 

 

EN LA TRANSICIÓN

 

En toda transición generacional tenemos a dos partes, la generación que va de la madurez a la plenitud de vida y, la generación que buscar alcanzar su propia madures. Cada uno de ellos debe buscar cumplir con ciertos consejos bíblicos que, en realidad, más que consejos son las cláusulas del pacto que se debe de hacer para que la familia siga en las cosas este proceso de la mano de Dios.

 

 

LOS QUE VAN HACIA LA PLENITUD

 

Josué ya en una edad avanzada comprende que, antes de morir, tiene la responsabilidad de dejar a las nuevas generaciones un mensaje que pueda ser lo más transcendente posible por lo que los convoca y los confronta con la consagración de alma que Dios desea y, les dice con claridad que él y su casa servirían a Jehová luego de lo cual suceden estas cosas:

 

Y el pueblo respondió a Josué:  A Jehová nuestro Dios serviremos,  y a su voz obedeceremos.

Entonces Josué hizo pacto con el pueblo el mismo día,  y les dio estatutos y leyes en Siquem.

Josué 24.24-25 RV1960

 

En esta etapa de la transición, la generación que se mueve hacia adelante debe por todos los medios mostrar, enseñar y pedir que la generación que llega sea fiel a Dios lo que implica guardar sus palabras y mandamientos. Esto, es la lámpara que le dará un buen camino a la generación que está por empezar su propio camino.

 

En el famoso pasaje de Génesis:

 

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

Génesis 2.24

 

Dios le hace saber al hombre que, debe dejar su entorno de seguridad para empezar a construir un entorno de seguridad propio así que, encontramos para la generación va hacia la plenitud una buena recomendación bíblica. Deben buscar desarrollar ese entorno de seguridad porque en la consecución de este, se va desarrollando la madurez de la personas. En la lucha por conseguir el entorno de seguridad, las personas desarrollan amor por su familia ya que esta, les está costando trabajo.

 

Cada generación madura debe entender que, pueden servir tanto a Dios orando e intercediendo por sus hijos como queriendo formar parte de sus vidas y que, puede generar conflictos con el nuevo entorno de seguridad que sus hijos necesitan crear. Cada quién conoce a su familia y cada quién pude y debe determinar si el entorno de seguridad puede ser compartido.

 

 

LOS QUE LLEGAN PARA VIVIR

 

Efesios 5.31 parece una cita sacada del Génesis.

 

Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne

 

Curiosamente el apóstol Pablo eligió estas palabras escritas por Moisés no cuando está hablando sobre la familia sino sobre el matrimonio. Esto, no es casual, Dios desea por medio de esta cita decirles a las generaciones que llegan que una vez que desean su propio espacio de seguridad, deben entender que su principal responsabilidad ahora la adquieren con la familia que están formando.

 

Mucha polémica puede causar este punto, pero, el principio es muy sencillo: no se puede aspirar a cuidar un entorno espiritual que no es nuestra responsabilidad si se está descuidando aquel sobre el que si se tiene responsabilidad. Otra manera entenderlo es que no se puede pensar en resolver las necesidades y los problemas del hogar paterno si antes no se cuidan las del hogar propio.

 

El segundo principio para los que llegan para vivir su vida es precisamente un complemento de lo anterior. Dice la Biblia en 1 Timoteo 5.8 que si alguno no provee para los de su casa es peor que un incrédulo. Es verdad que la responsabilidad primaria es el entorno de seguridad nuevo que se desea pero no debe olvidarse las responsabilidades de atención, cuidado, cariño y soporte que necesita nuestra generación que ha crecido. No olvidemos como incluso Cristo se preocupó de que su madre María se quedará en un entorno de protección adecuado al encomendarla con Juan.

 

Respeto al valor de todas las generaciones

 

Eso hace a las familia felices.

 

 

 


COMENTARIOS