Translate
Exhortación - No hay bendición para la duda

Estudios bíblicos

Exhortación y disciplina

 

No hay bendición para la duda

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador








EN MEDIO DE LAS PRUEBAS

 

Santiago el apóstol inicia su epístola acercándonos al temas de la pruebas, de los ataque externos que vigorizan al cristiano y lo mantienen a todo para la alta competencia espiritual y que emanan de los ataques del enemigo y no de la fuerza de la propia concupiscencia que también es un tema que el apóstol trata más adelante.

 

En medio de este tema, Santiago menciona una ley espiritual que tiene que ver con la única características solicitada por Dios para que un creyente cuente con su aprobación y que es la fe (Hebreos 11.3). Sabiendo que la falta de fe es desaprobada por Dios, es de suponer que, vivir carente de esta cualidad nos condena a una serie de situaciones que nos alejan de la influencia santa de Dios que puede darnos toba buena dádiva.

 

 

CON LAS MANOS VACIAS

 

En el versículo 3, Pablo insta a los creyentes a que mantengan una actitud de gozo ante las pruebas sabiendo que la meta fundamental de toda prueba es producir paciencia, la cual, debe ser entendida como el poder de permanecer. La paciencia bíblica no es una actitud de espera a que las cosas se resuelvan es una condición de poder donde reposando en Dios, el creyente puede mantenerse firme a pesar la dureza de las circunstancias.

 

Ahora, además de que la fe produce perseverancia, tiene además dos frutos adicionales que nos llevan a ser perfectos y cabales. Estas palabras, tienen que ver con una madurez completa. Loa que Santiago está diciendo es que las pruebas producen perseverancia y pretender hacer que un cristiano este completo, o sea, que no le falte nada en ninguna parte.

 

Acto, seguido en el versículo 5 Santiago nos invita a ver las armas que tenemos para alcanzar la meta de la madurez lo que en si la vuelve una gran carta a la madurez y una de las primeras formas de obtenerla es con sabiduría la que debe pedirse sin ninguna falta de fe. La falta de fe se refleja en que una persona puede ser definida como persona de doble ánimo. El doble ánimo debe ser traducido como “hombre de dos almas”.

 

El hombre que duda, el hombre que no cree, el hombre que tolera dos almas en su interior, es una persona que siempre se quedara con las manos vacías lo que nos lleva a la esencia de esta ley espiritual. No hay bendición para el que duda, no hay bendición para el inconstante el cual, nore recibe nada de Dios.

 

 

LO QUE ES BENDICIÓN

 

Este es un buen espacio para poder entender lo que dejamos atrás cuando dejamos que la falta de fe lo nuble todo. Veamos lo que podemos entender que es una bendición.

 

Bendición es una palabra que proviene de dos palabras griegas eu bien y logos palabra do discurso lo que implica que una bendición la podemos aplicar a dos grandes esferas: una bendición es el hecho de recibir un beneficio que puede expresarse en cualquier término material o espiritual, pero además, se refiere a hablar bien. Cuando se habla bien de nosotros por cualquier medio posible, somos bendecidos y usualmente se habla bien de nosotros cuando está pasando algo que a ojos de quiénes están a nuestro alrededor es algo tangible que está produciendo un buen resultado lo que vendría muy bien que lo usáramos para reajustar nuestro estándar de lo que es bendición ya que siempre nos limitamos al aspecto material de la misma.

 

Todo esto lo que no recibe la persona de dos almas la cual está sujeta a los procesos normales del Universo sin la más mínima intervención de Dios lo que no sucede con el que hace de la fe, su norma de vida. No confundamos con bendición cosas que no lo son, ya que podemos perder el camino de nuestra vida espiritual.

 

 

ALEJEMOS A UNA DE NUESTRAS ALMAS

 

Ser bendecidos es fruto de la fe, la falta de bendición acompaña a los inconstantes, a los de doble alma, a los que no tienen fe. Y, si tenemos como meta sublime vivir de la mano de las bendiciones de Dios, bien nos vendría sacar a una de nuestras almas de nosotros sin tenerle la más mínima consideración ya que, tolerar la presencia de la segunda alma, cancela las bendiciones de Dios.

 

Nuestra alma debe ser aquella que sea solo un reflejo de Cristo, la que sea espiritual y la que se rija por los principios de la Palabra de Dios. Estos anteriores comentarios, pueden ser la pauta para nosotros mismos saber cuál es el alma que nos está alejando de Dios.

 

 

 


COMENTARIOS