Translate
Exhortación - Micaía y el egoísmo

Estudios bíblicos

Exhortación y disciplina

 

Micaía y el egoísmo

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador






LOS CONTRASTES DE LA HISTORIA

 

La vida de este personaje inicia en un tiempo moralmente caótico, en el tiempo de los jueces en donde cada quién hacía lo que bien le parecía Jueces 21.25. En este tiempo, pasaron en la vida de este hombre cosas difíciles de creer. Primero, Micaía roba de su madre el fruto de su trabajo por más de 3 años para después confesarlo, previo a lo cual, su madre había declarado severas maldiciones.

 

Al declararse culpable, la disciplina bíblica se convierte en sorpresa ya que su madre, le declara bendito por lo que acaba de hacer y toma el dinero y lo devuelve al hijo ladrón pero diciéndole que ella ya había planeado con ese dinero, hacer ídolos para cometer idolatría ante Dios.

 

Al parecer, esto es lo mismo que deseaba Micaía por lo que mejor devuelve el dinero. Su madre entonces, toma parte de ese dinero y manda a hacer según parece una imagen de madera que es recubierta por un metal y se la entrega a Micaía. Este, toma esa imagen y la coloca en un sitio que ya tenía predispuesto para tal fin y además, pone en este mismo lugar una serie de pequeños ídolos además lo cual, elabora una vestidura sacerdotal, pero aún le faltaba un sacerdote. Jueces 17.5.

 

Aparece en su propiedad un levita ocioso que recibe una oferta de trabajo que acepa para ser un sacerdote para Micaía con lo que logra su deseo de hacer su santuario, no donde Dios quería, no de la forma en que Dios quería y no con las personas que Dios quería, pero, que importa todo esto si a Micaía solo le interesaba hacer las cosas a su manera.

 

 

CONFUSIÓN Y DERROTA

 

De todo esto, es de resaltar la mente de este hombre que después de hacerlo todo malo, termina creyendo que, todo le va a ir bien:

 

Ahora se que el Señor me hará prosperar, porque tengo a un levita como sacerdote

Jueces 17.13

 

Antes de dar la conclusión de todo lo anterior, bien vale la pena ver como termina la historia de Micaía. Por segunda vez en la historia, gente llega a su tierra pero estos son Danitas buscando tierra donde habitar. Estos realizan una conquista y ya con el ejército completo, vuelven a pasar por la casa de Micaía pero esta vez, toman consigo al levita ocioso a quién le ofrecen un mejor sueldo, toman la vestidura, los dioses y todo lo de Micaía con lo que terminan desarrollando su propio ejercicio sacerdotal corrupto. Usualmente el egoísmo suele ser muy infeccioso.

 

Lo que podemos aprender puede ser resumido en pocas palabras: nunca las cosas que comienzan mal, terminan bien, nunca los malos medios ayudan a la gente a lograr buenos dividendos. La moral del creyente, debe ser total como la moral de Dios. Las cosas buenas debe ser una meta que alcanzar, al final, todo terminará siendo bueno.

 

 

 


COMENTARIOS