Translate
Exhortación - La consagración
 

Estudios bíblicos

Exhortación y disciplina

 

La consagración

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Leonardo León García

Administrador





 


¿QUE ES LA CONSAGRACION?

 

Consagración es una palabra que significa dedicar, separar, o poner aparte para el servicio y gloria de Dios.

 

Consagración es simplemente la confianza del cristiano puesta totalmente en Jesús, sin reservas. Es darnos nosotros mismos a Cristo para siempre, pues fuimos comprados a un alto precio; ya no somos nuestros.

 

La consagración implica:

 

  • Rendir mi voluntad

  • Dedicación de uno mismo a Dios (darme a mi mismo).

  • Un pacto eterno de fidelidad al Señor

  • La aportación de todo lo que tengo para su servicio.

La consagración es un acto de la voluntad y por lo tanto se requiere una decisión con convicción, no meramente un impulso o emoción repentino causado por el entusiasmo.

 

La consagración es renunciar al trono de mi vida para que reine Cristo Rey. El "yo" se rinde a la autoridad de Cristo que es Señor.

 

 

EL LLAMADO A CONSAGRARSE (Rom. 12:1)

 

Os ruego por las misericordias de Dios. La consagración no es motivada por el temor, ni por la obligación de cumplir una orden, sino que es el resultado de un corazón amoroso y agradecido que responde a lo que Dios ha hecho por él.

 

Os presentéis. La consagración es voluntaria.

 

Vuestros cuerpos. La consagración requiere la ofrenda de nuestro cuerpo. Dedicación total a Dios, semejante al holocausto (2 Co. 5.10).

 

En sacrificio vivo. La consagración requiere el ofrecimiento de una vida (no de un cuerpo inerte).

 

En sacrificio santo. La consagración demanda una vida santa (una vida limpia, que se manifiesta en un testimonio ejemplar y poderoso)

 

Agradable a Dios. La consagración verdadera es mirada con agrado por nuestro Señor, y la recibe.

 

Que es vuestro culto racional.  La consagración es razonable. Es lo único sensato que se puede hacer. Un cristiano inteligente se da así mismo para servicio, gozoso y sin reservas.

 

ESTE SACRIFICIO ES LA VERDADERA ENTREGA, ES LA VERDADERA ADORACION EN ESPIRITU Y EN VERDAD QUE DIOS EXIGE Y ACEPTA (Jn. 4:24)

 

 

¿QUE DEBO CONSAGRAR?

 

Mi vida. 2 Co. 8.5

Mi tiempo. Ef. 5:15,16; Sal. 119:126

Mi familia. Éx. 29:9; Jos. 24:15

Mi diezmo. Mal. 3:10

Mis bienes. Pr. 3:10

Mis dones. 1 Pd. 4:10

 

 

 


COMENTARIOS