Translate
Exhortación - Batallas y galardones
 

Estudios bíblicos

Exhortación y disciplina

Batallas y galardones

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Ramón Oliveros Ochoa














 


El Señor me dijo:

 

“Te he puesto por fortaleza en mi pueblo,  como al atalaya sobre una torre, para que conozcas y examines los caminos de ellos.  A los líderes de las iglesias anunciarás lo que descubras”.

 

Esta palabra tiene su fundamento bíblico en Jeremías 6:27 y 5:5a. En cumplimiento de esa comisión, aquí le envío lo siguiente:

 

 

BATALLAS Y GALARDONES

 

1.      En Apocalipsis 2  y 3, Jesús habla a todas las iglesias habidas y por haber desde aquellos tiempos hasta hoy, a través de las generaciones. Pero los siete mensajes no se los envía a todas las iglesias en conjunto, sino que a cada una en particular le envía un mensaje específico, según su situación espiritual.  Por lo tanto, a cada una le habla de enfrentar y vencer a un enemigo bien identificado, y de la misma manera le ofrece un galardón muy específico, si es que venciere. Es decir que no somos nosotros quienes escogemos nuestra circunstancia ni nuestro premio.

 

2.      Casi a todos nos gustaría ser la iglesia de Filadelfia, por cuanto no hay reprensión para ella ni pasará por la gran tribulación; pero en Filadelfia no hay multitudes, no hay mega-iglesias. La causa de ambas cosas se debe a que Filadelfia es ante todo una iglesia que guarda con fidelidad la palabra de Jesús, lo cual muy pocos pueden cumplir. Fidelidad individual de cada creyente a vivir conforme a los pequeños mandamientos de Jesús, algo que en muchas iglesias no se enseña; fidelidad comunitaria como iglesia edificada según los planos dados por Jesús y no conforme a las mejores ideas de los líderes, lo cual se mira muy poco.

 

3.      Yo pertenecí a una congregación cuyo pastor afirmaba: “. . . . nosotros somos la iglesia de Filadelfia, . . . . .”, y con ello entusiasmaba a todas las ovejas. La congregación en general estaba envanecida esperando el día en que regresaran los que se habían salido, y se postraran delante de nosotros. Sin embargo, al paso del tiempo pude darme cuenta que tal afirmación no tenía sustento verdadero, pues si acaso coincidíamos solamente en ser una iglesia pequeña, lo cual podría equivaler a tener poca fuerza. Realmente las iglesias Filadelfia son pocas, muuuuuuuy pocas.

 

4.      Hay quienes afirman, en base a Apocalipsis 3:10, que ninguna iglesia  pasará por la gran tribulación.  Parece ser necesario repetir que la gran mayoría de las iglesias no está cumpliendo con el requisito específico de guardar la palabra de Jesús, y que por lo tanto son pocos los que alcanzarán esta promesa. Digamos que en todo el mundo somos aproximadamente 2 mil millones de cristianos, y sin embargo, solamente 144 mil serán sellados y arrebatados, escapando así de pasar por esa terrible experiencia (Ap. 7:3-4), es decir ni siquiera el 0.01%.

 

5.      En cambio, los que salgan victoriosos de la gran tribulación serán una multitud (Ap. 7:9 y 14), y los que mueran por castigo cuando sean vertidas las copas de la ira de Dios, también serán multitudes. Son muchos los líderes que siembran ilusiones vanas en las congregaciones, haciendo creer que es fácil ó inclusive automático escapar de la gran tribulación.

 

6.      En algunos escritos anteriores he mencionado lo que hacen en las iglesias los judaizantes, los que enseñan que es necesario obedecer alguna ordenanza de la ley. Pues bien, estos líderes de iglesias aparentan ser cristianos; pero no lo son sino sinagoga de Satanás (Ap. 2:9 y 3:9). ¿Qué va a suceder con ellos? No se van a arrepentir, no van a entender aunque se les esté diciendo claramente, sino que será fortuito que Dios mismo los convenza y haga que se arrodillen delante de los pocos siervos fieles, irreprensibles, que integran la iglesia de Filadelfia alrededor del mundo. Mas no por eso pasarán a ser de los sellados, pues solamente contándolos a ellos excederíann el número revelado.

 

7.      La batalla que están librando actualmente las iglesias tipo Filadelfia, es resistir los embates de las iglesias enemigas, las que blasfeman contra ella por no hacer lo que hacen las iglesias “normales”, pretendiendo de esta manera judaizarla. Los que son actualmente parte de la iglesia de Filadelfia, si retienen lo que son y permanecen fieles hasta el momento en que el ángel les coloque el sello, recibirán no cualquier premio, sino específicamente los que se detallan en Ap. 3:12.

 

8.      De los siete tipos de iglesias que existen alrededor del mundo, solamente hay dos irreprensibles, la otra es Esmirna. Esmirna es una iglesia que está pasando por tribulaciones, y todavía les faltan más (Ap. 2:9-10). Esmirna es una iglesia que vive en pobreza económica; pero que es rica espiritualmente. Por lo tanto, las iglesias que viven en la abundancia financiera no pertenecen a este tipo.

 

9.      Una de las batallas que está enfrentando la iglesia de Esmirna, es precisamente contra los “sinagogos” de Satanás, esto es los judaizantes, los que le causan algunas de las tribulaciones, blasfemando contra ella por no cobrar los diezmos y presumiéndole la abundancia en la que ellos viven, siendo esta la causa principal por la que Jesús los señala.

 

10.    Los 144 mil de las doce tribus del Israel espiritual que serán sellados y no pasarán por la gran tribulación, son quizá todos de Filadelfia, Esmirna y unos poquísimos de Sardis y Tiatira. Las multitudes que salgan vencedoras de la gran tribulación por haber lavado sus ropas emblanqueciéndolas en la sangre del Cordero, son tal vez de las otras cinco iglesias, si es que enfrentan a los enemigos y salen vencedores de esa guerra. Veamos cuáles son.

 

11.    Los creyentes de las iglesias tipo Efeso (Ap. 2:1-7) tienen discernimiento espiritual, por lo tanto, no son una iglesia niño, a la cual haya qué enseñarle los rudimentos de la doctrina de Cristo, sino que hay madurez en ellos, y saben descubrir cuáles ministros son mentirosos, que no traen la doctrina de Cristo (2a. Juan 9-11). Es una iglesia en donde necesariamente están funcionando los 8 ministerios o funciones puestos por Dios, y gracias a este trabajo en equipo sometiéndose unos a otros (no unos a otro), es que han triunfado contra los nicolaítas, ya sea porque no los han dejado entrar o porque los han sacado pronto.

 

12.   La batalla que deberán estar ya ejecutando los de Efeso, es por recuperar su primer amor. Es una batalla contra sí mismos, por volver a estar en la efervescencia de su primer amor. Los que salgan vencedores de esta lucha, no todos, podrán comer del árbol de la vida. Son pocas las iglesias tipo Efeso.

 

13.   En todas las ciudades del mundo hay iglesias cristianas, y lo mismo sucede con los tronos de Satanás, de manera que las iglesias tipo Pérgamo pueden estar en cualquier ciudad, al igual que las demás. La característica principal de Pérgamo es que está siendo dirigida por balaamitas y nicolaítas. De ambos grupos ya se habló en tema por separado.

 

14.    Realmente la situación de las muchas iglesias tipo Pérgamo es bastante difícil, pues al estar siendo dirigida por ministros fraudulentos y engañadores, ¿quién se enfrentará a ellos para sacarlos? ¿Acaso surgirá un Tito, poderoso en el espíritu y con autoridad verdadera de parte de Dios?

 

15.    No obstante esta situación, Jesús les da otra oportunidad, pues todavía les dice: “arrepiéntete” y “Al que venciere, . . . . . .”  Será un enfrentamiento muy fuerte, y sí que tendrán mucho mérito los que logren vencer a balaamitas y nicolaítas, mucho mérito. Los premios del maná escondido y la piedrecita blanca estarán muy bien ganados.

 

16.   Son iglesias tipo Tiatira, aquellas en las que la autoridad formal, oficial, reside en un hombre, llámesele apóstol, pastor o como sea; pero detrás de él, de manera oculta, quien manda verdaderamente es una mujer (por lo general la esposa; pero puede ser otra) que ejerce la autoridad de manera encubierta. Por sí misma, su sola presencia en la iglesia es una fornicación espiritual, y por supuesto, la iglesia toda participa de esa fornicación, aunque no se den cuenta de ello.

 

17.   Jezabel es una mujer autoritaria; pero que sabe manejar astutamente la diplomacia y los encantos femeninos, por lo cual nada raro sería que viva en adulterio, pues sabe muy bien cómo seducir  a los líderes de la iglesia y hacer que guarden silencio, ocultando sus vidas pecaminosas. Teje redes de complicidad y reparte puestos de eminencia, sus principales recursos para mover los hilos del poder  y así mantener el control.

 

18.    El apóstol o pastor Acab, es el responsable número uno de esta situación, por la cual caerá sobre él el justo castigo. Es un hombre con muchas cualidades, las suficientes para haber sido seleccionado líder; pero apocado y sin fuerza de decisión estando frente a Jezabel.

 

19.    Todo el cuerpo de liderazgo de las iglesias tipo Tiatira está secretamente convencido de que Jesús en verdad no escudriña las mentes y los corazones, ni le da a cada quien según sus obras.

 

20.    Es bastante muy difícil que en Tiatira haya creyentes no contaminados; pero no imposible. Por eso a ellos Jesús no les impone alguna otra carga, sino solamente con que retengan hasta el fin lo que tienen, bastará para que reciban autoridad sobre las naciones. Mantenerse puros en medio de tanta contaminación, tiene bastante mérito; esa es su gran lucha de la cual deberán salir vencedores.

 

21.    Las muchas iglesias tipo Sardis, se caracterizan por tener una agenda anual anticipada, muy repleta de actividades de todo tipo, pues de esta manera aparentan vida, aunque estén muertas. Sin embargo, toda esa enorme cantidad de obras no son perfectas delante de Dios y están próximas a morir. Estas iglesias debieran recordar lo que recibieron al principio, arrepentirse y recuperarlo.

 

22.    Muchos nombres que habían sido inscritos en el libro de la vida desde antes de la fundación del mundo, serán borrados, precisamente porque este tipo de iglesias no tienen vida, están muertas.

 

23.   ¿Y en qué se manifiesta que una iglesia tiene vida? Primeramente en el poder de Dios, que obra milagros, señales, prodigios, sanidades, liberaciones, etc., no ocasionalmente sino de manera constante, frecuente. Segundamente en el amor fraternal no fingido, y además en su fidelidad al guardar los pequeños mandamientos de Jesús, tanto respecto a la vida personal como a la forma en que se edifica la iglesia. En Sardis parece que ocurren estas tres cosas; pero son  solo apariencia.

 

24.    A los pocos que no han manchado sus vestiduras, Jesús no les exige en esta iglesia hacer guerra contra los muertos que parecen vivos, vencerán con el solo hecho de conservarse puros, y  aquellos que lo logren, recibirán como premio que sus nombres no sean borrados.

 

25.    Son muchas las iglesias tipo Laodicea que viven en tibieza espiritual. Los creyentes afirman estar bendecidos por Dios y en victoria; pero su condición económica es la misma de antes de “convertirse” al evangelio, mucha escasez y muchas deudas. En el terreno espiritual, no dejan de ser niños, aunque son participantes muy entusiastas en la alabanza, en la oración y otras actividades eclesiales; pero son así precisamente por su condición espiritual infantil.

 

26.   Su ceguera y pobreza espirituales son el terreno adecuado para sembrar allí visiones nacidas del corazón humano, profecías bonitas plagadas de mensajes muy llamativos acerca de las grandes bendiciones que les llegarán, y toda clase de palabra que encienda las emociones.

 

27.   Su condición de desventura, miseria, pobreza, ceguera y desnudez hacen muy difícil que puedan escuchar el “toc-toc” de Jesús llamando a la puerta. Realmente es muy poco lo que les pide Jesús para que alcancen el premio de sentarse con él en su trono.

 

28.    Y así, hemos recorrido ya los siete tipos de iglesia que puede haber. Naturalmente, en muchos de los casos la realidad de una iglesia será una combinación de estos prototipos. Lo importante es identificar la condición verdadera, ya no dejándose ilusionar vanamente por falsas expectativas y por tener de sí mismos un concepto equivocado, creyéndose más de lo que son.

 

29.   Con lo antes expuesto, queda claro de dónde puedan surgir las multitudes de creyentes que forzosamente habrán de pasar por la gran tribulación, los cuales tendrán un gran premio: Gobernar con Cristo durante mil años (Ap. 20:4). Ilusamente, en base a Ap. 5:10, en muchas iglesias se enseña que todos ellos, solo por así desearlo, reinarán sobre la tierra; pero al mismo tiempo dicen que serán de los arrebatados, pues no quieren pasar por la gran tribulación. Aunque lo han leído, consciente o inconscientemente ignoran que los galardones son premios al esfuerzo, y más que al esfuerzo, a la victoria: “Al que venciere, . . . . .”

 

 

 


COMENTARIOS