translation
Evangelismo - Los tres intercambios de la cruz
 

Estudios bíblicos

Evangelismo y discipulado

 

 

Los tres intercambios de la cruz

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador





 


LAS GANANCIAS DE LA CRUZ

 

La Biblia abunda en citas que hablan acerca de las cosas que un creyente recibe como consecuencia de lo que Cristo hizo en la cruz. La muerte de Cristo en la cruz, es como un gran gatillo que disparó incontables bendiciones. Algunas de estas consecuencias son: ser hechos hijos de Dios, tener la fe como llave para vencer al mundo, ser dotados de una armadura espiritual para enfrentar nuestras luchas contra las huestes sobrenaturales y muchas cosas más.

 

En este estudio, nos concentraremos no es cosas que son consecuencias de la cruz, sino en cosas que se ganaron en la cruz. De este tipo de cosas, la Biblia registra al menos tres de ellas en donde se desarrolló un intercambio interesante por medio del cual, Cristo recibió algo del hombre y le entregó algo al hombre, por lo que podemos decir que estas tres cosas con nuestras tres grandes bendiciones de la cruz.

 

 

TRES BENDICIONES EN LA CRUZ

 

Nuestras citas de referencia son:

  • 2ª. Corintios 5.21

  • 1ª. Pedro 2.24

  • 2ª. Corintios 8.9

En la primer cita, nosotros le dimos a Cristo nuestros pecados y a cambio, el nos devolvió salvación, obtuvimos en su nombre el perdón de la culpa del pecado. Por su parte, la segunda cita afirma que, en la cruz, nosotros entregamos a Dios nuestras heridas y a cambio el nos devolvió sanidad, la capacidad de poder vencer cada una de las cosas que hasta ese momento nos mantenían encadenados a nosotros mismos.

 

Por último, la tercer cita, dice que nosotros en la cruz del Calvario entregamos nuestras pobrezas y a cambio, el Señor nos devolvió prosperidad. Nos dio la capacidad de obtener de él lo que necesitamos para hacer su voluntad y bendecir a otros.

 

 

NO SALGAMOS SIN ELLAS

 

Las bendiciones son para disfrutarse, para vivirse, no para retenerse o acumularse. Las bendiciones son entregas totales, son intensas y permanentes desde el principio, por lo que, bien valdría la pena que el creyente diera de su propio esfuerzo y calidad de fe, la convicción necesaria para vivir de tal manera que disfrute de esas bendiciones y no esté haciendo las cosas que cancelen el disfrute de las mismas.

 

 

 


COMENTARIOS