Translate
Evangelismo - Confrontación sin temor
 

Estudios bíblicos

Evangelismo y discipulado

Confrontación sin temor

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador





 


Hechos 28.17-28

 

LAS CIRCUNSTANCIAS

 

Pablo se dirige a su destino final. Ha viajado preso a la ciudad de Roma acusado por los judíos con el propósito de tener audiencia con el emperador al contar él con la ciudadanía romana. En este pasaje vemos nuevamente un mensaje de rechazo al evangelio en el cual, se remarca como Dios movió el mensaje de salvación hacia los pueblos gentiles. (v. 28). Fiel a su costumbre, Pablo procura acercarse primero a los judíos (ver 9.20, 13.5, 14.1, 17.2, etc.) para presentar su defensa.

 

 

LOS ARGUMENTOS

 

Estos fueron los argumentos de Pablo: 1). Él era inocente de atentar contra las costumbres de los judíos (v. 17), 2). Las autoridades de Judea lo dieron por inocente (v. 18), 3). El único recurso que le quedo a Pablo fue apelar a César (v. 19), 4). Pablo no pretendía denunciar en forma alguna a los judíos (v. 19), 5). Pablo reunía a los judíos para hablarles de la esperanza de Israel, Cristo (v. 20).

 

 

LA RESPUESTA

 

Los judíos responden a Pablo que desconocían su existencia y que lo único que habían escuchado del cristianismo eran conceptos malos lo que es realmente poco probable. Se pacta una nueva entrevista a la que asiste multitud de personas las cuales se enfrascan en una discusión de muchas horas mientras Pablo presenta el evangelio (v. 23).

 

 

LA SENTENCIA

 

Después de la discusión muchos de los judíos, como siempre le había pasado a Pablo en sus encuentros con ellos, se mantienen sin ser convencidos por las evidencias de su propia ley. El verbo “asentían” está en una forma griega de tiempo presente imperfecto, o sea que tiene que entenderse como “que estaban empezando a convencerse” o “no estaban del todo seguros”. Ante esta situación, Pablo aplica a sus escrutadores el mensaje de Isaías 6.9-10. Pablo les dice que el rechazo constante produce corazones endurecidos, oídos sordos y ojos espiritualmente cerrados

 

Pablo, en este episodio, nos enseña a los creyentes que a la hora de realizar el evangelismo, estamos blandiendo y lanzando contra el enemigo la espada del Espíritu que es la palabra de Dios. La exposición del mensaje del evangelio debe hacer sin miedo a la confrontación, no al choque. Debemos acorralar con argumentos espirituales y con palabras de amor, no con ataques y burlas hacia las creencias de las personas. Dios nos ha llamado a conquistar la tierra con un mensaje de amor, pero con toda la firmeza posible. No debe existir el temor al hablar la palabra de Dios pues será Dios mismo quién hable.

 

“… que usa bien la Palabra de Verdad”

2 Timoteo 2.5

 

 

 


COMENTARIOS