Translate
Análisis de la Biblia - El atrio
 

Estudios bíblicos

Análisis de la Biblia

 

Grandes construcciones de la Biblia

El Tabernáculo (El atrio)

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador


 

 


LA CASA DE DIOS

 

El tabernáculo suele ser una palabra para referirse a toda la estructura que conformaba el lugar d adoración del pueblo de Israel en el desierto aunque, propiamente dicho, la palabra tabernáculo solo se refiere a la tienda dentro de la cual se encontraban los utensilios para la adoración de Dios y que estaba dividida en lugar santo y lugar santísimo.

 

 

Ya rodeando al tabernáculo se encontraba un atrio el cual daba límites a todo que estaba contenido alrededor y dentro de la tienda y, este atrio tiene un gran simbolismo que mostrarnos a los hijos de Dios. Además de ello, los israelitas se agrupaban de una manera sumamente específica alrededor del tabernáculo en un orden que destacaba las promesas de Dios y el servicio que cada familia tenía dentro del campamento israelita.

 

 

 

EL ATRIO DEL TABERNÁCULO

 

El atrio medía alrededor de unos 45 metros de largo por 23 metros de ancho todo cerrado por un entramado de cortina tejidas con lino torcido las cuales se mantenía en su posición gracias a un conjunto de 60 columnas las cuales descansaban sobre bases de bronce.

 

 

Toda esta estructura de cortinas tiene el simbolismo único de la justicia de Dios de la santidad de Dios que impide que hombre alguno se acerque a él. Las cortinas (pensando en el simbolismo de la justicia) daban habitación a Dios y mantenían alejado al hombre el cual necesitaba “algo” para poder “entrar” a donde la presencia de Dios habita.

 

Las cortinas se levantaban a una altura de 2.20 metros lo que implica que la justicia de Dios es muy superior a todo lo que el hombre pueda y deba hacer. La justicio de Dios que impide el acercamiento del hombre ha sido satisfecha por Cristo, cuya vida es la sustitución perfecta de la justicia humana para así poder darnos lo necesario para poder entrar hasta donde la presencia de Dios habita. La justicia de Cristo nos da una nueva condición delante de Dios y nos deja con un compromiso de vivir en una condición de justicia después de aceptarle como Señor y Salvador de nuestras vidas.

 

Esto nos lleva a pensar en nuestros proyectos de vida, en nuestro tabernáculo y en lo importante que es que en ellos esté la justicia de Dios. Apliquémoslo de esta manera: la justicia de Cristo, nos acerca a Dios y sin ella nunca llegaremos a Dios, en nuestra nueva vida, todo lo que hagamos debe de ser hecho para que otros se acerquen a Dios.

 

En tu proyecto de vida, tus palabras pero sobre todo tus hechos deben de ser medios para que los tuyos se acerquen a Dios y es tu responsabilidad que este camino sea franco y abierto. Toda acción que tu cometas que aleje a los demás de Dios puede lograr que delante del Señor tu abra una deuda de justicia y Dios entonces te requiera un sacrificio por le pecado, un doloroso holocausto que te recuerde que tus obras y palabras están alejando a los demás de Dios.

 

Somos imitadores de Cristo, como tales debemos acercar a los demás a Dios.