Translate
Análisis de la Biblia - Los seis dias de la creación
 

Estudios bíblicos

Análisis de la Biblia

 

Los seis días de la Creación

 

Autor:

Hno. Miguel Angel Moreno Montoro

Administrador


 

 


EL GÉNESIS DE TODO

 

El libro de los principios, el Génesis de la Biblia presenta el relato más confiable que podemos tener con respecto a la forma en que fue creado todo lo que conocemos ya que este relato transciende la mente y los descubrimientos humanos y nos es dado de la mano de la única personas que estuvo ahí y que es Dios nuestro Creador.

 

Los cristianos que realmente basan su fe en la Biblia están comprometidos a una interpretación literal de las Escrituras lo que nos lleva a entender el Génesis como el relato de una creación sobrenatural, con apariencia de edad realizada en seis día literales.

 

Se podrían escribir volúmenes enteros con todas las implicaciones científicas, morales, filosóficas y religiosas de los primeros dos capítulos del libro de Génesis, pero, la limitación de espacio nos lo impide por lo que nos concentraremos en los detalles más importantes pero, la importancia del tema obliga a que el lector pueda remitirse a otras fuentes de información.

 

 

UNA CLAVE PARA RECORDAR LA CREACIÓN

 

Lo primero que debemos recordar es lo que tiene que ver con lo que se hizo en cada día de la Creación ya que el orden, tiene datos que pueden ser de intensa reflexión para nosotros.

 

L - Luz

E – Expansión

T – Tierra y vegetación

A – Astros

S – Seres marinos y aves

A – Animales y el hombre

R – Reposo

 

 

LO QUE NOS ENSEÑA EL ORDEN DE LA CREACIÓN

 

·         La creación de Dios fue, se suele decir ex nihilo, de la nada, no provino de ninguna materia existente que pudiera conocerse.

·   Dios es el Creador de todo, en el principio, en el origen e inicio de lo que se puede calificar como “tiempo” el cual fue generado también como una entidad creada. Según la Biblia el mundo no puede generarse a sí mismo. El conocimiento humano no ha podido demostrar lo contrario, ni podrá hacerlo.

·   Si Dios es Todopoderoso, bien pudo crear el Universo completo en un solo instante. Si no lo hizo así es porque seguramente en el proceso de creación quiso dejar un claro simbolismo con respecto a su persona. En otras palabras, el proceso de Creación es un camino para encontrar a la persona de Dios con todo lo que Dios puede hacer.

·   El primer día de la Creación inicia en el versículo 3. Dios no crea el Universo para después centrarse en la tierra. Dios crea la Tierra para después centrarse en el Universo para resaltar que Dios centró su atención en crear la habitación de su criatura especial: el hombre.

·   Dios crea la primer materia la cuales estaba “vacía” y “sin forma”. Si la luz hubiese iluminado la Tierra en ese momento, nada “bueno” se hubiera  encontrado. Dios quiere que veamos que, cualquier cosa en esta Tierra es nada sin Él, sin su presencia, sin su existencia. La primera materia nos habla del alma no regenerada que vive una confusión y vacío sin la salvación que Dios le puede dar.

·   El Espíritu Santo es el primer motor de la creación preparaba todo para el inicio de la Creación especial de Dios lo que nos habla de cómo es, únicamente a través de la acción del Espíritu Santo que el hombre puede superar su vacío y su incapacidad para llegar a tener una forma y plenitud.

·   No existe, evidencia suficiente en la Biblia y en la gramática hebrea la idea de que entre los versículos 1 y 2 del Génesis y el versículo 3 exista una brecha o, un juicio previo. Esto, debe estudiarse más profundamente.

 

 

LO QUE PUDO HABER PASADO

 

Creación inicial. En el tercer cielo, Jesús, el Hijo de Dios (Juan 1.3; Colosenses 1.16) creó a los celes angelicales con libre albedrío en condición de santidad. El segundo cielo, el espacio exterior estaba completamente vacío y, en el primer cielo, la atmósfera de la Tierra, la materia estaba mezclada. La creación de Dios ya era en sí perfecta, pero incompleta.

 

Día 1. Los ángeles ejecutan un ejercicio de adoración mientras contemplan a Cristo creando la Tierra (Job 38.4-7). Dios, en Cristo, crea una fuente de luz en el espacio exterior e inicia el movimiento de rotación de la Tierra con lo que inicia el ciclo de mañana/tarde.

 

Día 2. Se crea “la expansión” parte de las aguas son colocada en la “expansión” con lo que una parte de agua en forma de vapor envolvía a toda la tierra creando un “invernadero” en la superficie. Los océanos aún se mantienen unidos con la tierra firme.

 

Día 3. Algunas zonas de tierra firme son “levantadas” sobre las aguas con lo que se conforma “la tierra” y “los mares”. En la tierra, Dios coloca plantas, con capacidad de reproducirse creados adultos pero sin marcas de edad como los anillos de los árboles. Durante un día, Dios mantiene la vegetación sin la necesidad de luz solar.

 

Día 4. Es creado el Universo astronómico. La fuente de luz creada en el día 1 asume su lugar en el Universo y, todos los astros son colocados para dar al hombre señales y para iluminar. Los astros son una creación, no deben ser adorados.

 

Día 5. Son creados los animales marinos y las aves.

 

Día 6. Dios crea los grandes animales de la Tierra incluidos los dinosaurios y crea al hombre y a la mujer. Adán crea una taxonomía exacta pero no formal dando nombre a los animales. Dios entrega toda la creación a la administración del hombre en régimen de obediencia voluntaria.

 

Día 7. Dios decide “apartar” un día para que el hombre lo honre y lo adore. Hizo este día obligatorio para el pueblo de Israel.

 

LO QUE NOS DEJA LA CREACIÓN

 

La creación de todo lo que existe ha terminado. Dios nos ha dejado un camino para ver claramente nuestra necesidad de Él y nos ha mostrado lo especiales que somos para Él. Solo el hombre recibe un “aliento de vida” especial y la imagen moral de Creador, algo que no recibió ningún de los animales. A la luz de todo esto, dejamos tres reflexiones:

 

Soy creación de Dios. Esto me vuelve especial, me vuelve incomparable y absolutamente superior a todas las cosas que hay a mí alrededor pero, también me vuelve susceptible de ser juzgado. Soy responsable por lo que hago con lo que Dios me ha dado y, esa responsabilidad me llevará algún día a rendir cuentas por lo que soy.

 

Debo analizar mis obras. De hacer todo “para la gloria de Dios” y cada día debo observar si mis obras “son buenas en gran manera”. Si no lo son, aún hay camino por recorrer y cosas que entregarle a Dios y cosas en las cuales crecer para Él.

 

Un momento de adoración. No hay obra completa sin adoración. Por ningún motivo debemos olvidar el reconocimiento que Dios merece ya que ello nos acerca a sentirnos humildes ante Dios y nos va colocando en el espacio que debemos tener como criaturas especiales, si, pero, finalmente, simplemente criaturas.