Translate
Análisis de la Biblia - 1 Tesalonicenses 4
 

Estudios bíblicos

Análisis de la Biblia

 

1 Tesalonicenses 4

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador


 

 


DESPUÉS DE UNA GRAN FELICITACIÓN

 

“Los capítulos 4 y 5 constituyen la segunda sección principal de 1 Tesalonicenses. Mientras que los capítulos 1 al 3 contienen mensajes personales de recomendación así como la explicación de las actividades y motivaciones de los misioneros”(1)

 

Después de una expresión de amor y entrega tan profunda como la que Pablo usa en los primeros tres capítulos de su carta, vemos ahora al apóstol dirigiéndose a la iglesia para darles exhortaciones prácticas acerca de su conducta que se convierten en valiosos consejos para que Dios hable a las congregaciones sobre cómo llevar una vida que agrada a Dios.

 

En términos amplios, podemos decir que, la primera serie de instrucciones son una invitación a la pureza la cual Pablo aplica a dos áreas, a la vida en general y a la sexualidad. Después de ello, Pablo se enfoca a hablar del amor fraternal para terminar animando a la iglesia que mantenía ciertas dudas sobre la vida eterna y el tiempo futuro

 

 

PUREZA. BASE DE LAS BENDICIONES

 

Pablo desea que los creyentes vivamos una vida que tenga como base la pureza. Esta pureza logra la meta de que Dios en nuestra vida refleje su imagen lo que pablo llama santificación (4.3) lo que termina siendo lo que Dios quiere para nuestras vidas, pero, la condición para que la pureza se manifieste en nuestra vidas no es el ascetismo o la negación sino vivir una vida que agrade a Dios (4.1).

 

La primer aplicación de la pureza pablo la aplica a la vida sexual en general del creyente exhortándonos a que nos apartemos de fornicación (4.3). Esta invitación nos habla de un hábito que debe proceder de una autodisciplina y que nos debe alejar de cualquier práctica sexual que no agrade a Dios y hay algunas de ellas que Dios ha revelado en su Palabra: relaciones sexuales prematrimoniales y extramaritales, homosexualidad y otras perversiones. Además de ello, la pureza dentro del matrimonio asegura bendición y aleja la ira de Dios. Aquí entra bien una palabra a los esposos cristianos: nuestras relaciones sexuales deben ser agradables a Dios y estas, cumplen este cometido cuando su motivación agrada a Dios y cuando estas son consideradas por otras como practicas digno de respeto.

 

La pureza se muestra también como algo que no produce ni agravio ni engaño entre creyentes por lo que cualquier cristiano que agravio o engaña simplemente se aleja de su meta de pureza y por ende de la santificación y finalmente, está alejado de la voluntad de Dios y, expuesto a todo lo que esto implica.

 

 

EL AMOR FRATERNAL

 

Además de la pureza, Pablo invita a la iglesia de Tesalonicenses a seguir practicando el amor fraternal y que esto sea una práctica en la  cual se debe estar insistiendo más y más.

 

Luego, Pablo hablar de hábitos en los cuales se refleja el amor fraternal: el vivir tranquilos (habla de reducir nuestro ritmo frenético de vida pero no con ello dejar de la lado las muestras de amor. Habla de ocuparnos de nuestros asuntos que implica respetar por amor el espacio que pertenece a cada persona, eso es muestra de amor fraternal y al decir el apóstol que trabajemos con nuestras propias manos nos está diciendo que no seamos una carga para nuestros demás hermanos.

 

Luego de ello Pablo emplea los versículos 13 al 17 para animar a los tesalonicenses a que no se sintieran mal por aquellos hermanos o familiares que murieran ya que ello (la muerte) abra la puerta a la mayor promesa que hemos recibido de Dios que es la vida eterna.

 

Para reafirmar esto, Pablo hace una de las mayores expresiones escatológicas de sus cartas conocidas al hablar del arrebatamiento como una garantía profética de Dios del amor profundo que nos tiene y que nos mostrará dándonos la recompensa de una vida eterna.

 

Como la iglesia en Tesalónica, alentémonos los unos a los otros con estas palabras.