Translate
Análisis de la Biblia - 1 Corintios 4-7
 

Estudios bíblicos

Análisis de la Biblia

 

1 Corintios 5-7

 

Autor:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador


 

 


CONDICIONES DE LA CARTA

 

Pablo escribe esta carta desde Éfeso después de haber recibido noticias acerca de cómo el más grande problema de la ciudad estaba entrando en la iglesia: inmoralidad. Se piensa que Estéfanas, Fortunato y Arcaico personajes mencionados en capítulo 16.17 habían llevado a Pablo algunas inquietudes que los habitantes de Corinto tenían. Estos son los dos motivos de la carta aunque vale la pena señalar que la cita de 5.9-10 sugiere que Pablo ya había enviado alguna otra misiva.

 

Podemos decir que, la estructura de la carta se divide en dos partes: la primer parte es ocupada por Pablo para atacar dos problemas de la iglesia: las divisiones y la inmoralidad sexual. La segunda parte que empieza a partir del capítulo 7 es utilizada para responder a las dudas que tenían los Corintios.

 

 

INMORALIDAD (CAPITULO 5)

 

Como se ha enseñado, Corintios se convierte en una carta donde el apóstol Pablo ataca las divisiones desde el inicio de la carta y hasta el capítulo 4. En los capítulos 5 y 6, e l apóstol enfrenta la inmoralidad creciente en Corinto para, a partir del capítulo 7, enfocarse a responder a dudas de la iglesia, por lo que, ese es el tema que trata el capítulo 5.

 

La jactancia es fuente de inmoralidad

 

Pablo, en los primeros versículos juzga un caso de inmoralidad manifiesta y tolerada por la iglesia lo que, para Pablo es el problema principal más que el propio pecado (versículos 1-2) el cual debía ser ejercido por una seria disciplina temporal que sirviera para que, la parte pecaminosa de los implicados quedará completamente restablecida.

 

¿De donde nace para Pablo el problema de la inmoralidad en Corinto?

 

Del pensamiento de autosuficiencia que lleva a las personas a entender de una manera incorrecta el concepto claro y efectivo de lo que es y como debe ejercerse la libertad cristiana, una libertad que, puede llevar practicas de tolerancia y a consentir verdaderas inmundicias en la vida del creyente que destruyan su comunión con Dios.

 

Finalmente, a partir del versículo 7 Pablo presenta dos argumentos para contrarrestar la inmoralidad en la iglesia.

 

Deshacerse de hábitos pecaminosos (versículo 7)

No tener comunión con personas inmorales (versículo 9)

 

Podemos decir que las palabras finales del capítulo donde Pablo no deja dudas respecto a la suerte del caso que empieza a juzgar al inicio del mismo, deben ser una línea de la contundencia con la que el hijo de Dios debe de enfrentar la inmoralidad en su vida.

 

 

INMORALIDAD (CAPÍTULO 6)

 

Pablo continúa tratando el problema de la conducta equivocada que llama a lo malo bueno y a lo bueno malo y enfrenta un problema que la iglesia de Corintio estaba sufriendo: había problemas de índole espiritual entre los creyentes de Corinto (versículo 1) lo que puede incluso ser considerado normal, pero lo que no era normal es que los pleitos entre creyentes eran juzgados por personas incrédulas lo que era condenable (versículo 6)

 

Esta primer parte del capítulo 5, deja a los creyentes con instrucciones claras que pueden permitir dirimir las diferencias de la iglesia para producir consecuencias que sean de edificación para la vida de los creyentes.

 

·     Las diferencias entre creyentes deben ser resueltas por creyentes (versículo 1)

·     No cualquiera puede resolver las diferencias entre creyentes (versículo 4)

·     Es mejor soportar agravios y permitir que se nos defraude (versículo 7)

 

Pablo, termina haciendo la clara advertencia que, la conducta de los Corintios no podía ser para nada semejante a la de las personas injustas que no pueden heredar el reino de Dios. Los Corintios debían revalorar su papel como personas santificadas y justificadas gracias al sacrificio de Cristo lo que debía de hacer que ellos mismos se dieran cuenta de la conducta que debían llevar como consecuencia de la acción de Dios en sus vidas. (Versículo 11).

 

En la siguiente parte del capítulo Pablo ataca el problema de un pensamiento gnóstico

 

Lo que se hace en el plano físico no puede afectar lo que se vive en el plano espiritual

 

Este pensamiento estaba representado por una frase que se repetía constantemente entre gnósticos y que había sido copiada por la gente en Corinto: “Todo me está permitido”. Bajo ese criterio, un gran libertinaje sexual se estaba practicando y provocando problemas entre el pueblo de Dios.

 

Pablo inicia exhibiendo una falla en el argumento “Todo me es permitido” y es el hecho de que, aquellos que están sometidos a la voluntad de Dios no pueden tener acceso a cualquier cosa puesto que la voluntad de Dios puede prohibir algunas y si Dios prohíbe cosas, estas prohibiciones son perfectas y las cosas prohibidas imperfectas por lo que entonces, aunque todo está permitido, no todo es conveniente y puede llegar a ser algo que me domine para mal.

 

Estas prohibiciones eran especialmente claras en lo concerniente a las relaciones sexuales. El punto de vista del apóstol parece claramente indicar que, aunque todos los pecados tienen un nivel de afectación espiritual, moral y físico, la inmoralidad sexual por encima de todos, destruye la dignidad del cuerpo el cual “es para el Señor” (versículo 13).

 

Estos son los aspectos apostólicos acerca de la inmoralidad.

 

·     El sexo es moralmente digno si se hace dentro del matrimonio (Hebreos 13.4).

·     Nuestro cuerpo es parte del cuerpo espiritual de Cristo, se debe cuidar (versículo 15)

·     La unidad física puede propiciar una “opresión” espiritual (versículo 16)

·     El cuerpo propicia una sublime unión con Dios que imposibilita la inmoralidad (versículo 17)

·     El cuerpo es templo de Espíritu Santo, no cualquier cosa debe entrar en él (versículo 19)

 

Este capítulo nos da en consecuencia la pauta para entender que, como creyentes, necesitamos huir de cualquier pleito entre hermanos. Debemos buscar la sabiduría de una solución espiritual y no el error de una solución carnal. No es grande quién vence, sino quién sabe soportar los agravios. Además de eso, debemos tener un celo profundo por nuestra moral sexual. Las prácticas sexuales que se ejecutan carentes de principios, pueden propiciar un concepto erróneo de las personas y un dominio por parte del pecado. La iglesia tiene pues para Pablo, las armas suficientes para tener el brillo y la santidad que el Señor desea.

 

 

LAS PREGUNTAS DE LA IGLESIA ACERCA DEL MATRIMONIO (CAPITULO 7)

 

A partir de este capítulo, el apóstol Pablo responde preguntas que, por escrito, los Corintios le plantearon por lo que se da a la tarea de contestar cada una de ellas. Para facilitar la comprensión de este estudio, vamos a plantear las inquietudes de los Corintios en forma de la preguntas que posiblemente plantearon al apóstol.

 

 

¿ES MEJOR NO TENER RELACIONES SEXUALES?

 

“pero, por el peligro de la prostitución…”

(7.2) Biblia Dios habla hoy

 

“pero, a causa de las fornicaciones…”

(7.2) Biblia Reina Valera 1960

 

“pero, en vista de tanta inmoralidad…”

(7.2) Biblia Nueva Versión Internacional

 

El apóstol Pablo parece responder a la pregunta de la siguiente manera: sería lo mejor, pero, por el peligro que representaba para la moral de los Corintios el comercio sexual de la ciudad, era mejor que cada quién tuviera su propia relación matrimonial.

 

  

¿COMO DEBEN SER LAS RELACIONES SEXUALES EN EL MATRIMONIO?

 

“El hombre debe cumplir su deber conyugal con su esposa e igualmente la mujer con su esposo”

(7.3) Nueva Versión Internacional

 

Y tanto el esposo como la esposa deben cumplir con los deberes propios del matrimonio.

(7.3) Biblia Dios habla hoy

 

La respuesta es contundente. En el área más íntima de la vida conyugal debe existir un régimen de igualdad total. El placer sexual deber ser mutuo y sobre todo, responsabilidad de los dos. No solo el disfrute debe ser del varón sino también de la mujer.

 

Después de estos versículos, Pablo parece hacer mención de problemas muy particulares en Corinto y que no afectan a toda la congregación. De sus puntos de vista desprendemos estas enseñanzas:

 

·         Los solteros y las viudas jóvenes debían buscar el matrimonio para evitar tentaciones (v. 9)

·         No es la espiritualidad, excusa para la separación (vs. 10-11)

 

  

¿ALGUIEN QUE LLEGA A SER CREYENTE PUEDE SEPARARSE DE SU PAREJA INCRÉDULA?

 

“…Dios nos ha llamado a vivir en paz”

(7.15) Nueva Versión Internacional

 

La respuesta es clara: No, a menos que la pareja incrédula no desee continuar la relación lo que deja en libertad a la pareja cristiana para volverse a casar, pero bajo la consideración de que cada quién debe permanecer como el Señor lo haya encontrado, idea que se sustenta hasta el versículo 24.

 

 

¿ES MALO SI LAS PERSONAS SOLTERAS SE CASAN?

 

“De modo que el que se casa con su prometida hace bien, pero el que no se casa hace mejor”

(7.38) Nueva Versión Internacional

 

Pablo apela a la libertad cristiana y deja ver que, las personas solteras pueden casarse o mantenerse sin casarse dependiendo de su condición espiritual siempre y cuando la decisión resguarde la vida espiritual de ambos prometidos. A esto último, Pablo añade una nota aclaratoria en el sentido de que, las personas jóvenes que perdían a sus esposos o esposas estaban en libertad de casarse siempre y cuando, lo hicieran con otra persona creyente.

 

Podemos entender con claridad, como el apóstol Pablo desea resguardar por todos los medios la santidad de la unión matrimonial para que esta mantenga a los ojos del creyente un grado de alto compromiso que le lleve a respetarla y preservarla.