Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Estudios -007  Unas palabras sobre el vestido
 

Mujer

Estudios

Unas palabras sobre el vestido

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Montoro

Administrador



 


LAS PALABRAS DE PEDRO

 

El apóstol Pedro en la primera de sus cartas universales trata el tema del matrimonio en el pasaje del capítulo 3 del versículo 1 al 7 y, dentro de este contexto, Pedro hace mención sobre la apariencia física de la mujer, lo que ha servido para que, en el mundo cristiano se dicten muchas reglas de vestuario con las cueles muchas mujeres están pero también muchas, no están de acuerdo.

 

Pedro, esto es lo que señala:

 

·         El vestuario interno de la mujer es más importante que el externo. (1 Pedro 3.3).

·         El vestuario externo se caracteriza por la ostentación de joyas y vestidos (1 Pedro 3.3).

·         Un carácter suave y sencillo es un vestido interno que nunca será destruido (1 Pedro 3.4).

·         Las mujeres de la Biblia tenían este tipo de vestido interno (1 Pedro 3.5).

 

Si revisamos las conclusiones de Pedro, diríamos que, pareciera que veía los tiempos modernos; ya con esto, vamos a dar una opinión sobre el sentido bíblico que se debe entender a este pasaje lo que nos llevará a tener respuestas sobre que tipo de ropa pueden las cristianas usar y si hay algún tipo de ropa que puede estar “prohibida” y, que pasará con las modas que aún están por venir.

 

 

VERSICULOS 1 Y 2

 

Asimismo vosotras, mujeres, estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas, considerando vuestra conducta casta y respetuosa.

 

En otro estudio, dentro de esta sección se trata el tema de la “sumisión” por lo que, simplemente en este pasaje diremos que, Dios desea que, la mujer creyente mantenga sumisión incluso si su esposo no es creyente ya que la pureza de vida de una mujer es una de las armas mas poderosas que Dios tiene para poder convertir aún el corazón masculino más duro esto mientras obviamente, el esposo incrédulo consienta en vivir con la mujer creyente y, si la mujer creyente ahora quiere separarse simplemente porque ya se canso de vivir con un hombre incrédulo, esto, no es un argumento válido, no pueden primero tomarse decisiones sin tomar en cuenta a Dios para después querer resolverlas sin tomarlo en cuenta tampoco.

 

 

VERSICULOS 3 Y 4

 

Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.

 

Debemos entender con claridad que, Pedro en ningún lado está diciendo que las mujeres cristianas no pueden usar joyas o vestidos costosos, lo que está diciendo con claridad es que la mujer cristiano no debe buscar en estas cosas su fuente de belleza, lo que la debe embellecer a la mujer es el sometimiento interior de su carácter a Dios, el hecho de que ella pueda reflejar en sus acciones externas lo que Dios le hace sentir, lo que Dios le hace pensar.

 

 

DOS ADVERTENCIAS

 

Antes de que tú, mujer de Dios puedas tomar decisiones sobre tu vestuario, toma en cuenta dos cosas prácticas que, de manera indirecta se ven afectadas por tu manera de vestir.

 

Lo físico atrae. Si una mujer, sobre todo las mujeres jóvenes, se enfocan en usar ropa que resalte cualquiera de las formas de su cuerpo solo van a atraer a hombres a quiénes les interese su cuerpo, no su interior, y no creo que eso sea lo que quiera ninguna mujer cristiana. Ahora, tu forma de vestir, es el inicio de tu imagen personal, es la primera interpretación que de ti se hace alguien que no te conoce, por lo que, tu vestuario, es sin lugar a dudas la primera etapa de tu testimonio. ¿Qué dice de ti tu manera de vestir? ¿Reflejas ser una mujer equilibrada o una mujer llena de carencias interiores? ¿Demuestras que eres espiritual o solo superficial?

 

El problema de los ojos. Los hombres más que las mujeres tienen un serio problema con sus ojos, los ojos del hombre perturban su interior, lo enriquecen o lo meten en tentación así que, toma en cuenta que, si deseas que los hombres te miren y despertar en ellos pensamientos impuros tu manera de vestir es una de las maneras más rápidas que tienes. No vivas esa incómoda situación donde una mujer se viste para llamar la atención y luego no encuentra la manera de esconderse para no ser notada porque no era lo que deseaba.

 

Mujer de Dios, tu vestido debe representar tu carácter humillado ante Dios, un carácter en equilibrio que es suave y no inquieta ni contiende, esas credenciales, te darán más bendiciones de las que imaginas.

 

 

 


COMENTARIOS