Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Estudio - 002 Las mujeres que siguieron a Jesus
 

Mujer

Estudios

Las mujeres que siguieron a Jesús

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Montoro

Administrador



 


EL CONTRADICTORIO CORAZON DE UNA MUJER

 

Sin lugar a dudas, el corazón de la mujer sabe ser más generoso que el corazón del hombre; solamente basta ver la entrega de una mujer cuando ejerce su labor de madre para quedar sorprendidos respecto a cuando puede dar una mujer cuando su corazón se entrega, pero, la verdad es que también, cuando el corazón de una mujer toma la decisión de cerrarse y no ser generoso suele tener manifestaciones de dureza e insensibilidad que incluso pueden sorprendernos.

 

 

EL GRUPO DE JESUS

 

Pensando en la entrega, vamos a platicar sobre un grupo de mujeres que son mencionadas en muy pocos versículos de la Biblia e, incluso, de muchas de ellas ni se nos dice su nombre pero, a pesar de ello, nos dan una lección que nos va a sorprender. Pero, antes de ver el pasaje de la Biblia que tomaremos como referencia, necesitamos pensar un poco en el ministerio de Jesús.

 

Mucha gente piensa que, el grupo misionero que acompañaba a Jesús solamente estaba integrado por trece personas, o sea, Jesús y sus doce discípulos y nada más, pero la realidad era muy diferente. En alguna ocasión Jesús fue capaz de enviar a 70 personas de una sola vez (Lucas 10.1) y, ese mismo pasaje dice: “designó también a otros” lo que implica que, estos 70 fueron diferentes del grupo seleccionado para ser discípulos (Lucas 6.13) así, que, el ministerio de Jesús tenía un líder que rea el propio Señor Jesús, un grupo nuclear de 12 personas y un grupo de servidores de 70 más quiénes dieran soporte a toda esta obra misionera, la comida, el lavado de la ropa, el comprar para dar de comer a toda esta gente.

 

Pensemos y, en términos de economía actual, haber sostenido el ministerio de Jesús hubiese implicado un gran gasto de recursos y el apoyo de mucha gente. Es aquí donde entran algunas extraordinarias mujeres de la Biblia.

 

 

ENTREGANDO

 

Y algunas mujeres que habían sido sanadas de espiritas malos y de enfermedades; María, que se llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.

Lucas 8.2-3

 

Observemos la cita, ¿estas mujeres como servían al Señor? ¿Ya nos dimos cuenta?

 

Ellas servían entregando de sus bienes. La riqueza material que ellas tenían la ponían al servicio de la obra de Dios y, con ello mantenían un ministerio que tenía que cumplir con un propósito. Estas mujeres daban, pero daban de manera total  no por partes ni a cuenta gotas, lo hacían porque no veían nombres ni apellidos en sus ofrendas, solamente deseaban darle algo a su Señor.

 

 

La mujer, sabe ser generosa, pero tratándose de la obra de Dios, debe aprender a serlo de inmediato.

 

Cuantas veces esposos se incomodan porque quisieran ser generosos en algo y se encuentran con la negativa de la esposa que, bajo muchos argumentos niega la ayuda que Dios le esta pidiendo para el hermano en necesidad, para la despensa de la familia enferma, para el misionero, para el pastor o para la obra de Dios.

 

Alguien dijo que “debemos de dar hasta que duela”, la medida, la pone Dios en nuestro corazón pero, amadas hermanas, entréguense sin reservas a Dios, a su obra o a la ayuda material que puedan dar para la obra y cada vez que piensen en cuanto hay que dar, piensen en cuanto quiso dar Dios en la cruz para salvarte.

 

 

 


COMENTARIOS