Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Estudios - Amigos lastimados
 

Estudios

Amistad y noviazgo

 

Amigos lastimados

COMENTARIOS

 

Autor:

Hno. Miguel Montoro

Administrador



   


SI ESTO SE PUDIERA EVITAR

 

Las relaciones sociales y por ende, las relaciones con nuestros amigos, suelen ser demasiado frágiles y su principal problema es, que, dependen de las circunstancias. Si todo esta bien, los amigos parecen inseparables, se llaman por teléfono y platican por horas. Se escriben mensajes por celular, se pasan la copia de las tareas de la escuela y conocen las cosas de uno y otros que nadie más conoce. Pero, en cuanto algo sale mal, a un amigo le dicen que su gran amigo hablo de el, ven a su amigo platicando con su novio o cualquier otra cosa, la amistad supuestamente indestructible se quiebra y en algunos casos, el daño que se hicieron en el proceso, hace que los amigos queden separados para siempre y emocionalmente lastimados. ¿Se puede hacer algo para evitarlo? ¿Como hacer que las relaciones de amistad realmente superen las diferencias?

 

 

PASABA EN LOS TIEMPOS DE LA BIBLIA

 

Para que te des cuenta de lo frecuente que suelen estos problemas, echa un vistazo a este salmo de la Biblia:

 

No me afrentó un enemigo, lo cual yo habría soportado,

ni se alzó contra mi el que me aborrecía, pues me habría ocultado de él;

sino tú, hombre, al parecer íntimo mío, ¡mi guía y mi familiar!

que juntos comunicábamos dulcemente los secretos y andábamos en

amistad en la casa de Dios

Salmo 55.12-14 Biblia RV 95

 

¿Que te parece? Según se lee, cuando David escribió este salmo considerado un masquil (composición poética para dar una enseñanza) vivía una situación realmente difícil. La lectura del salmo nos permite ver que sus enemigos lo perseguían encarnizadamente y justo en ese momento, su amigo lo traiciona y es por eso que vemos como tan desesperadamente clama diciendo que cualquier problema de un enemigo lo enfrentaría, pero los problemas con su amigo íntimo lo acaban y así se siente. ¿No es así?

 

  • ¿Te han dicho que nunca de defraudarían y ahora todo mundo sabe tus secretos?

  • ¿Confiaste en alguien en tu iglesia y ahora se ríe de las decisiones que has tomado?

  • ¿El pastor de tu congregación te pidió que hablaras para después usar esto en tu contra?

  • Alguien ha dicho tus cosas secretas en público y te ha hecho sentir miserable?

  • ¿Tus imágenes y comentarios circulan por los celulares o el Internet?

 

Entonces, tu eres como el rey David.

 

 

¿HAY ALGUNA SOLUCIÓN?

 

Si esto te ha sucedido, debe quedarnos claro que no puede hacerse nada para cambiar la situación, pero podemos hacer todo para cambiar las consecuencias. Y para poderlo lograr, busquemos tres cosas que nos enseña la Palabra de Dios.

 

Primero. David puso la culpa en donde correspondía. David le dijo a su amigo: "sino tu..." La situación fue dolorosa, pero David tenía bien claro que las cosas no habían sido propiciadas por él. Eso es algo que debe estar completamente claro en tu interior. Si te han lastimado, no es tu culpa. No tienes responsabilidad sobre la inmadurez o la falta de educación de la gente que de manera incorrecta no supo respetar tu integridad emocional. No es tu culpa, no has perdido nada. Eres la misma persona valiosa, tu no fallaste y en consecuencia, nada de lo que pueda pasar como consecuencia de lo que te hicieron puede cambiar el tremendo valor que tienen para Dios. A él no le interesa lo que te hayan hecho, sino lo que eres,

 

Segundo. El perdón no es de gente débil. Imagina que estás en una situación donde esta en riesgo tu propia vida. Imagina ahora que estás rodeado de amigos íntimos. Esto debe hacerte sentir un poco confiado ¿no es así? Ahora imagina que el riesgo aumenta y que, cuando esperas que de la gente que amas venga una solución solo llega rechazo, te abandonan a su suerte y te dejan buscando su seguridad más que la tuya. Seguramente te ha pasado y creo que la opción de perdonar a los que te hacen esto no parece muy viable ¿o si? Piensa en algo, eso fue lo que le hicieron a Cristo (Lucas 23.49) y precisamente él hizo lo más ilógico, ¡perdono! No creo que pienses que él fue un débil ¿o sí? El perdón, no solo aligera el corazón sino que también permite liberar el alma de heridas. Es claro que perdonar no significa que de manera automática volvemos a confiar plenamente en los que nos lastimaron, pero al menos nos permite tolerarles hasta que sus hechos nos validen que en su interior han vuelto a ser personas en quién se puede confiar.

 

Tercero. El tolerar el agravio, engrandece. 1a. Corintios 6.7-8. La iglesia en la iglesia de Corinto había algunos problemas entre hermanos no dudaban en incluso meter a la cárcel a quiénes ellos creían los habían defraudado. Pablo los regaña y les dice de manera muy clara que antes de generar un problema mayor, deberían de tener la capacidad de soportar el agravio, soportar el ser defraudados. Pablo no hablaba al aire, sabía bien que las personas que saldan cuentas sin que estas les sean pagadas, son personas que aprenden a vivir mejor y que de hecho viven más. Tolerar el agravio significa interiormente decirnos a nosotros mismos: "perdono al que me lastimó y renunció a cualquier consecuencia o daño que me haya hecho y en el poder de Cristo, rompo cualquier atadura que haya dejado su deshonestidad" Intenta hacerlo y entonces como Pablo, podrás descubrir que las cosas que parecen gravísimas realmente tienen el tamaño que nosotros queramos.

 

Soluciones sencillas, pasos simples, porque simple debe ser el ser mejores. Te animo, mi joven hermano a que aceptes el reto de ser mejor sabiendo con plena certeza que cualquier amigo humano te puede fallar, pero cuando tus amigos son cristianos y están unidos a través de Cristo, pueden desarrollar relaciones que les pueden engrandecer hasta estaturas que ustedes nunca imaginaron.

 

 

 

 


COMENTARIOS

 

comments powered by Disqus