Translate
Apologética - Contradicciones

Contradicciones

Nuevo Testamento

El problema de los creyentes que pecan

 

Responde:

Hno. Miguel Ángel Moreno Montoro

Administrador









CONTRADICCIÓN. ¿Un creyente peca?

 

Tomaremos dos posiciones aparentemente contradictoria en la primera carta del apóstol Juan. Una dice:

 

"Ninguno que es nacido de Dios practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar , porque es nacido de Dios

1a. Juan 3.9 Biblia de las Américas

 

El pasaje nos dice Bien claro que, el hijo de Dios no practica el pecado y no puede pecar. Veamos la otras cita de la Biblia que nos interesa:

 

"Si decimos que no tenemos pecado nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros"

1a. Juan 1.8 Biblia de las Américas

    

El apóstol Juan además de una manera muy clara indica en el versículo siguientes que los creyentes podemos pecar para lo que recomienda la confesión. Esto nos lleva a preguntarnos si es verdad que los creyentes pecan o no lo hacen.

 

RESPUESTA. Lo primero que debemos anotar es que 1a. Juan 1.8 indica claramente al creyente que, nunca debe considerar que debido a su condición de redimido está libre de la posibilidad de pecar. El pecado es una realidad espiritual latente para todo cristiano. Ahora, la cita de 1a. Juan 3.9 dice con claridad que aquellos que tienen la simiente de Dios no practican el pecado, lo que no quiere decir que no pecan.

 

La diferencia entre pecar y practicar el pecado está en el presente continuativo de la primera cita. Esta construcción del griego debe entenderse en el sentido de que aquel que es nacido de Dios no peca de manera continua o no hace del pecado su forma permanente de vida. Si un creyente peca y es realmente salvo, confesará el pecado para limpieza de corazón y deseará recuperar la naturaleza divina que le ha sido implantada en su nuevo nacimiento. Esto aclara cualquier contradicción con este tema.

 

Vale la pena añadir a lo estudiado que, cuando una persona que ha conocido de Dios peca de manera deliberada, se aparta de la verdad y no busca el arrepentimiento alejándose de manera permanente de Dios, esto implica que tal persona en realidad, nunca hizo uso de la redención del alma. Fue un conocedor, no un creyente lo mismo que se declara en la Biblia que son los demonios.