Herramienta de traducción gratuita de páginas web
by free-website-translation.com Apologética - Contradicciones
 

Contradicciones

Evangelios

 

Juan el bautista confundido

 

Responde:

Hno. Miguel Montoro

Administrador



 


CONTRADICCIÓN. Juan el bautista en Juan 1.32-33 reconoce a Cristo como el Salvador del mundo y lo declara como hijo de Dios:

 

También dio Juan testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que descendía del cielo como paloma, y permaneció sobre él. Y yo no le conocía; pero el que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo. Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.

Juan 1.32-33

 

 

Sin embargo, en Mateo 11.2 parece no reconocer a Cristo como el Hijo de Dios.

Y al oír Juan, en la cárcel, los hechos de Cristo, le envió dos de sus discípulos, para preguntarle: ¿Eres tú aquel que había de venir, o esperaremos a otro?

Mateo 11,2

 

Lo que parece una contradicción.

 

 

RESPUESTA. Creemos que si hay una contradicción pero más que en la Biblia en Juan el bautista lo que revela su sinceridad y su condición de ser humano. En la primera declaración Juan el bautista reconocer a Cristo como Hijo de Dios porque así se lo había revelado Dios. Sin embargo cuando está en la cárcel y escucha lo que Cristo hace aparentemente no lo entiende porque Cristo está haciendo cosas que Juan no se esperaba. El creía que Cristo haría otra clase de cosas.

 

Probablemente Juan el bautista tenía en su mente la influencia de la época que le hacía esperar un Mesías más parecido a un guerrillero y pensaba que Cristo ya debería de estar reclutando soldados para derrocar a los romanos y expulsarlos de tierra santa o, simplemente esperaba que Cristo lo hubiera ido a liberar con poder de la cárcel.

 

Al final Cristo le mostró que el estaba sanando corazones con lo que Juan entendió que el mensaje de Cristo más que una liberación política o social era un mensaje de liberación interior y de sanidad espiritual por lo que en este caso no existe contradicción alguna.